Grandes joyas olvidadas de los videojuegos (I)

No siempre lo comercial es sinónimo de calidad. Esto es algo habitual en el cine, la música o, por supuesto, la literatura. Y el mundo de los videojuegos no es ninguna excepción. En muchas ocasiones han llegado (o no) a nuestras fronteras grandes títulos que, por desgracias, han pasado desapercibidos.

No es algo nuevo. Lleva siendo así desde siempre. Incluso ya en la época de los ocho bits existían auténticas joyas que han pasado sin pena ni gloria hasta quedar en el olvido. Y es precisamente de eso sobre lo que trata este artículo. De juegos que merecieron más, o que al menos no está de más recordar. Aquí va nuestra primera selección de joyas olvidadas, habrá más. Ya sabéis, nunca es tarde si la dicha es buena.

Koudelka (PSOne)

En PSOne los survival horror estaban de moda (benditos tiempos para los amantes del terror). Tanto, que a SNK no se le ocurrió nada mejor que reunir un desarrollo de rol con una ambientación propia de un juego de miedo. El resultado fue Koudelka. Un auténtico clásico de los treinta y dos bits que, tristemente, nunca ha tenido el reconocimiento merecido.

El título no solo reunía un estética gótica impresionante, sino también un desarrollo entretenido, personajes carismáticos y bien desarrollados y un argumento simplemente soberbio. Ya os guste el terror, el rol o simplemente los buenos juegos, merece una oportunidad. Y si ya lo probasteis, otra. Es de esas grandes obras que se disfruta más a la segunda.

Shadow of Memories (PlayStation 2)

La idea de Shadow of Memories fue tan buena, que es incomprensible que este juego no haya quedado marcado con letras doradas en la anterior generación de consolas. La historia era el siguiente: nuestro personaje es apuñalado inesperadamente por la espalda un día tan normal como cualquier otro. Estamos muertos. Pero de repente se nos da otra oportunidad. Podemos volver sobre nuestros pasos e intentar descubrir por qué hemos fallecido. Y de paso cambiar nuestro destino. Pero el camino no será fácil, habrá que pensar.

Shadow of Memories fue una aventura gráfica impresionante. Más profunda que el noventa por ciento de los videojuegos (existencialismo incluido), inteligente, interesante y con varios finales. Si alguien dice que los videojuegos son cosa de niños, ponédsela.

 

 

Hagane (Súper Nintendo)

Una consola como Súper Nintendo, con un catálogo tan impresionante, tenía que tener más de una obra maestra escondida. Y una de ellas es Hagane. Para que os hagáis una idea se trata del típico juego de la época dorada de los dieciséis bits. Es decir, desarrollo arcade-plataformero, con mucha acción, en los que había que recorrer escenarios horizontales. Pero Hagane sobresalió sobre la media, a pesar de lo poco conocido que fue en España.

El juego contaba con unos gráficos geniales para la época, una dificultad arrolladora, enemigos muy bien programados, una banda sonora de lujo… Vamos, un título que todo el mundo tenía que haber disfrutado, y que muy pocos lograron finalmente probar. Por desgracia, hoy en día el cartucho original es una preciada obra de coleccionista y muy, muy caro.

Master of Darkness (Máster System)

En la época de los ocho bits, Konami tenía un contrato de exclusividad con Nintendo. Por eso SEGA decidió liarse la manta a la cabeza y desarrollar su propio Castlevania. Así nació Master of Darkness. El juego, ya decimos, era una como un Castlevania clásico, con un desarrollo casi calcado. Pero eso no le restaba ni pizca de interés.

La ambientación de los niveles era asombrosa: un Támesis de lo más tenebroso, un museo de cera viviente, un cementerio, el castillo de Drácula… y la música y los gráficos le daban un repaso muy serio a los Castlevania de NES. Además teníamos más armas, enemigos y variedad que en los clásicos de Konami.

 

 

Lady Sia (GameBoy Advance)

GameBoy Advance es otra de esas consolas clásicas que siempre parece guardarnos sorpresas. Cuando uno cree haber descubierto lo mejor de su catálogo, se da cuenta de que solo ha excavado la superficie. Uno de sus títulos más recomendables y menos conocidos es Lady Sia. Un trabajo de una gran calidad artística (sus gráficos son de cuento o cómic), y un desarrollo original, con unos niveles clásicos muy bien diseñados. Es difícil explicar por qué, pero se trata de uno de esos títulos con un encanto especial.

Forbidden Siren (PlayStation 2)

Ni Resident Evil ni Silent Hill, el mejor juego de terror de PlayStation 2 se llama Forbidden Siren. Un título desarrollado por Sony (y avalado por el creador del primer Silent Hill) que llevó el género del survival varios escalones más allá. Forbidden Siren no se limitaba a ponernos a matar zombis o resolver puzles, sino a sobrevivir. Cada uno de sus personajes, de niños a ancianos, tenía sus propias limitaciones. (Si estás en una isla desierta llena de monstruos, ¿es normal encontrar una ametralladora y ponerte a disparar perfectamente contra los malos?).

Era un juego realista, con una gran ambientación y con ideas tan interesantes como una visión remota que nos permitía tener cierta ventaja sobre los enemigos. Y menos mal, porque era difícil con avaricia. Tanto como lo sería en la vida real.

Hasta aquí nuestra primera entrega de Joyas Olvidadas. Prometemos que habrá más pronto. Mientras tanto, no olvidéis decirnos cuáles pensáis vosotros que merecerían estar en esta lista. 

Enrique Luque de Gregorio, Redactor de AlfabetaJuega.

Publicaciones relacionadas

Cerrar