Grandes videojuegos que casi son arruinados por un inicio insufrible

Cuando terminamos un videojuego lo que más se queda en nuestra memoria es cómo ha terminado o lo que hemos estado haciendo durante las horas que le hemos dedicado. Es por ello que en ocasiones le otorgamos a los comienzos de las obras de ocio electrónico menos importancia de la que verdaderamente tienen. Pero lo cierto es que tienen muchísimo, pues un mal comienzo puede hacer que abandones un gran videojuego.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de grandes videojuegos que casi se fueron al garete por tener un inicio que no está a la altura del resto de la obra. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios como complemento.

The Elder Scrolls IV: Oblivion

Ha llovido mucho desde que Oblivion llegara a nuestras vidas y el posterior lanzamiento de Skyrim casi lo ha hecho olvidar, pero lo cierto es que el RPG de Bethesda sigue siendo toda una maravilla. Pese a ello, el inicio era excesivamente lento, especialmente para aquellos que quisieran rejugarlo. Casi una hora teníamos que jugar al prólogo que tenían lugar en la prisión antes de llegar al verdadero mundo abierto.

Driver

Este es uno de los grandes videojuegos de conducción de todos los tiempos, pero curiosamente un tutorial casi se lo carga de forma sorprendente. En aquel tutorial debíamos ejecutar movimientos tan complejos que muchos se quedaron atascados ahí y ni siquiera llegaron a disfrutar del verdadero juego. Había cosas tan rebuscadas que algunas de ellas casi no eran ni necesarias para jugar al videojuego más tarde.

Deadly Premonition

Todos sabemos que Deadly Premonition no destaca por sus apartados jugable o visual, por lo que era difícil comenzar con el juego. El inicio era toda una fase jugable que nos mostraba la peor cara de un videojuego que empieza a mejorar cuando se nos narra la historia y cuando conocemos más a nuestro protagonista. No es de extrañar que muchos abandonaran tras jugar los primeros minutos, pues era verdaderamente insufrible.

Mass Effect

La saga Mass Effect es una de las mejores cosas que nos ha dado la industria del videojuego en la última década, especialmente los dos primeros títulos de la franquicia. Sin embargo, el principio del primer Mass Effect podría ser contraproducente. Ocurrían muchas cosas que todavía no entendíamos, mientras que la primera misión principal era bastante tosca en lo jugable y poco emocionante. Todo iba a mucho mejor después.

Fallout 3

Al igual que ocurría con Oblivion, el principal inconveniente del inicio de Fallout 3 era que su duración era demasiado extensa para aquellos que quisieran rejugarlo o no estuvieran familiarizados con los juegos de rol. Todo el tutorial/prólogo se desarrollaba en el Refugio 101, de modo que tenían que pasar muchos, muchos minutos, para poder llegar al mundo abierto. Hasta entonces tendríamos mucha conversación y poca acción.

The Witcher 2: Assassins of Kings

El prólogo de The Witcher 2 era muy extraño, que no insufrible. Teníamos la opción de saltárnoslo, pero si lo hacíamos no entenderíamos nada de la historia a partir del episodio 1. El problema de CD Projekt RED fue considerar todo ese prólogo como un tutorial, cuando en realidad se trataba del primer episodio del juego con los conceptos básicos, conversaciones, decisiones, relaciones y mucha, pero que mucha acción.

Spec Ops: The Line

Todo el que haya jugado y completado Spec Ops: The Line sabrá que la mayor fortaleza del videojuego era su vertiente narrativa, pues la historia consigue sorprendernos cuanto más avanzamos. Sin embargo, en las primeras horas el título parecía un shooter en tercera persona de lo más genérico, lo que podía provocar que muchos lo abandonaran antes de llegar a la parte verdaderamente interesante y que marca de por vida.

Publicaciones relacionadas

Cerrar