Grandes videojuegos que empezaban muy lentos

Un buen inicio es fundamental para que un videojuego acabe siendo considerado una obra maestra redonda y perfecta en todos los sentidos. Muchos títulos, no obstante, se quedan a medio camino en su intento de conseguirlo. Y es que en ocasiones los comienzos pueden ser demasiado lentos o, si quieres rejugar al juego en cuestión, se pueden volver increíblemente tediosos. Hoy te presentamos algunos ejemplos.

Y es que lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de grandes y fantásticos videojuegos que tenían un inicio muy lento. En algunos casos daban ganas de dejarlo a medias aunque con el paso de las horas se convirtieran en juegazos, mientras que otros son difíciles de rejugar cuando pensamos en volver a empezarlos. Sin más dilación aquí te dejamos nuestras propuestas personales y subjetivas.

Assassin’s Creed 3

Uno de los títulos más controvertidos de la saga Assassin’s Creed comenzaba dubitativo. En primer lugar teníamos fase de Ezio, después un larguísimo prólogo controlando a Haytham Kenway durante varias horas y en un mapeado abierto y semilibre, y finalmente empezábamos a controlar a Connor durante la niñez. Conseguir plena libertad podía llevarnos más de tres o cuatro horas. Una auténtica barbaridad.

The Last of Us

No nos malinterpretes, estamos hablando de lo que ocurre tras el prólogo y los créditos iniciales. Hasta que Joel se encuentra con Ellie The Last of Us transcurre despacio y sin prisa. La primera vez que lo jugamos nos parece el ritmo adecuado, pero cuando lo quieres rejugar y pasarlo un poco más rápido te topas con fases de lo más reiterativas y tediosas. Los que lo hemos jugado una decena de veces ya aborrecemos el principio.

Mass Effect: Andromeda

Muchas han sido las críticas a la última entrega de la saga Mass Effect. Y seguramente se deba a que son usuarios que no pasaron de las primeras horas de juego. Lo cierto es que Andromeda solo se vuelve un fantástico juego cuando hemos reclutado a todo el escuadrón, cuando hemos visitado varios planetas y las misiones principales empiezan a tomar importancia. Hasta entonces es entendible que el inicio pueda parecer lento.

Deadly Premonition

O lo amas o lo odias. Con Deadly Premonition no hay término medio. El juego tiene lo mejor de Twin Peaks y lo peor de los títulos de más bajo nivel de la industria. Conforme avanzamos la historia se pone de lo más interesante, pero los primeros compases de juego son una auténtica tortura debido a la horripilante jugabilidad y al apartado gráfico desfasado. Si superas esa barrera inicial te encontrarás con una obra maestra.

Spec Ops: The Line

La grandeza de Spec Ops: The Line es tratar la guerra desde el punto de vista más realista y crudo que hayamos visto jamás. La historia tiene giros de guión que te dejan con el corazón en un puño, pero jugablemente es un shooter en tercera persona bastante genérico. Precisamente ahí radica su problema, pues el comienzo del videojuego no está especialmente inspirado en lo narrativo. Luego todo va yendo a más y más.

The Witcher

Los lectores de los libros estaban expectantes por saber cómo iba a resolver CD Projekt la papeleta del comienzo del primer The Witcher. Sencillamente no la resolvieron y se la jugaron a la carta del Geralt amnésico. Precisamente por ello el inicio del primer juego de la saga es tremendamente aburrido si has leído los libros. Te explican cosas que deberían darse por supuestas hasta la saciedad y hasta el hastío.

Fallout 4

Los gigantescos juegos de rol no suelen comenzar directos al lío, pero Fallout 4 daba demasiados rodeos. Inicialmente debíamos crear a los personajes, ver toda la introducción, llegar al refugio 111, seguir esperando y, cuando al fin éramos libres, teníamos que invertir cerca de otra media hora para salir y tener libertad total al fin. Más de una hora de juego invertida en una introducción que hace que rejugar Fallout 4 sea muy tedioso.

Publicaciones relacionadas

Cerrar