Grandes videojuegos que se quedaron sin secuela y tampoco la necesitaron

Año tras año asistimos al estreno de nuevas entregas de populares sagas que llevan acompañándonos desde hace muchísimo tiempo. De hecho, casi hemos perdido la cuenta de cuántos títulos llevan a sus espaldas estas franquicias. En la otra cara de la moneda tenemos fantásticos videojuegos que nos dieron grandes momentos y que, sin embargo, no han tenido secuela por muchos años que han pasado.

Hoy precisamente queremos rendir un pequeño homenaje a estos videojuegos que se quedaron en una única entrega, aunque con algunos de ellos aún tenemos la esperanza de que sus creadores se animen a hacerles una segunda parte. Sin más dilación te dejamos con nuestras recomendaciones de grandes juegos sin secuela y te invitamos a que nos comentes aquellos que tú querrías que tuvieran segunda parte.

Vanquish

La gente de Platinum Games se ha caracterizado por no hacer demasiadas secuelas de sus trabajos, pero el caso de Vanquish es especialmente doloroso. Y es que este título de acción frenética fue uno de los grandes infravalorados de la pasada generación por ser demasiado corto, pero era una experiencia tan interesante que nos apena enormemente no poder haber visto una segunda parte que mejorara a la original.

Shadow of the Colossus

La trayectoria del Team ICO es extensa, pero escueta en cuanto a producciones. ICO fue el primero en llegar, Shadow of the Colossus el que marcó un antes y un después y The Last Guardian el más reciente. Aunque todos ellos tienen elementos en común son juegos únicos e individuales. Por ejemplo, Shadow of the Colossus jamás tendrá una secuela directa y tal vez sea mejor así, por mucho que nos duela.

Heavenly Sword

Uno de los videojuegos de lanzamiento de PlayStation 3 pretendía ser la próxima gran franquicia de Sony y un estandarte para el universo PlayStation. Aunque Heavenly Sword tenía los ingredientes necesarios para convertirse en algo grande no acabó de convencer al gran público. Es por ello que, una década después de su lanzamiento, hemos perdido la esperanza de que tenga la segunda parte que merecía.

Spec Ops: The Line

Otro gran infravalorado de la pasada generación de consolas. Este shooter en tercera persona nos llevaba a una Dubái cubierta de arena y nos presentaba la guerra desde la óptica más realista, cruda y dura que hayamos visto jamás en ningún videojuego. Muy probablemente merecía una secuela que diera continuidad a lo visto en la primera entrega, pero el apoyo por parte del público no fue demasiado grande.

Shadows of the Damned

La alocada mente de Suda51 dio lugar a otro de esos videojuegos únicos que son difícilmente calificables. Suda51 tampoco suele dotar de secuelas a sus creaciones, de modo que pensamos que Shadows of the Damned jamás tendrá continuación. Es una lástima, pues el universo que se había creado para esta demoníaca aventura era de lo más interesante y gozaba de un protagonista muy carismático: Garcia Hotspur.

Alan Wake

Remedy ha seguido dando esperanzas conforme han ido pasando los años, pero la única realidad es que siete años después de su lanzamiento seguimos sin tener ninguna certeza de que Alan Wake 2 pueda existir. Quantum Break ha estado de por medio y la gente de Remedy no parece tener muchas ganas de volver a narrar una historia de nuestro escritor favorito, pues las ventas no acompañaron. Sin embargo, seguimos cruzando los dedos.

Sleeping Dogs

El que muchos consideran que es el Gran Theft Auto ambientado en Asia, Sleeping Dogs, fue toda una sorpresa en el año 2012 y tenía un tremendo potencial para convertirse en una de esas sagas que triunfan tanto en Japón como en Occidente. Sin embargo el estudio United Front Games quebró y el futuro de la franquicia es tan incierto como lo era incluso antes de que la compañía cerrara sus puertas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar