Grim Dawn immortaliza a uno de sus jugadores, recientemente fallecido

Grim Dawn immortaliza a uno de sus jugadores, recientemente fallecido

El mundo de los videojuegos no siempre es agradable. No cuando asoman conceptos feos como robo de cuentas, jugadores nocivos, prohibiciones, retrasos, cancelaciones y otras palabras que invitan al malestar general. Nosotros nos quedamos con el lado que de verdad merece la pena honrar y que nos deja historias como la de John Hathway y su padre Lee, quien era un gran fan de Grim Dawn, un RPG de acción al estilo Diablo. Lee jugaba a sus 64 años y disfrutaba cada segundo de su sesión con su soldado, un personaje que se hizo porque le gustaba encarar a los enemigos de cerca. Si nos referimos a Lee en pasado es porque, tristemente, ya no está entre nosotros. Aunque en cierto modo sí.

Kotaku nos cuenta la historia de Lee y su hijo John, compañero de juego y testigo de su pasión por Grim Dawn incluso cuando Lee sufrió los efectos del cáncer de pulmón que acabó llevándole a la tumba. Tanto que durante su primer ingreso en el hospital durante toda una semana, Lee, conocido en el juego como Zedlee, dejó su ordenador con la sesión en marcha para no perder sus avances: “Se quedó en marcha toda la semana, así que cada mañana cuando iniciaba mis ordenadores para ponerme a trabajar veía su cuenta de Steam aún iniciada y con el juego corriendo. Le pregunté cuando fui a visitar al hospital si quería que lo apagase, pero me dijo que quería acabar lo que estaba haciendo”.

Lee Hathway falleció el pasado 2 de noviembre, y John sintió que debía dejar este mensaje en los foros de Grim Dawn, firmando como “el hijo de Zedlee”, para expresar lo que el juego hizo por su padre: “Solo quería daros las gracias de corazón por el juego que habéis hecho, porque honestamente, era un brillante rincón de felicidad para él. Es el único juego donde solo tenía una queja, y era que había jugado los nuevos contenidos tan rápidamente que se había quedado con ganas de más. Siempré será uno de mis recuerdos más felices de él y le debo mucho a Crate [desarrolladores de Grim Dawn] por, básicamente, haber hecho el juego perfecto para mi padre”.



Solo una hora después, John encontró esta respuesta al mensaje de parte del diseñador Camil Marczewski: “Gracias por compartir esta historia con nosotros. Es verdaderamente inspirador saber que nuestro trabajo puede calar tanto en una persona. Estamos encantados de haber podido iluminar los últimos días de vida de tu padre. Como un pequeño obsequio… quiero regalarte esto”. Es difícil imaginar la congoja que debió sentir John al ver el regalo en cuestión, pero el caso es que allí estaba. Un soldado, como su padre. Con el nombre que usaba su padre. “El Pretoriano Zedlee siempre estará vigilando Homestead como un miembro honorable de la Legión Negra”, concluía Marczewski.

También Arthur Bruno, director del estudio, tuvo palabras que decir sobre esta historia, sobre la que lamenta no haber estado al tanto para poder concederle a Lee acceso a los materiales que había en preparación y que hubiese podido probarlos antes de morir: “Al parecer, este hombre amaba nuestro juego y mantuvo una lucha contra el cáncer durante mucho tiempo, pero yo no supe nada hasta que falleció. Aunque Zedlee seguía el juego de cerca, rara vez publicaba mensajes, así que no podía saber por lo que estaba pasando. Y entonces, de tanto en tanto, nos llega algún mensaje conmovedor como este y nos ayuda a ver las cosas con perspectiva. Aunque no estemos curando enfermedades ni estemos haciendo ningún tipo de sacrificio significativo al crear videojuegos, es bueno saber, aunque sea de vez en cuando, que esto no es un simple entretenimiento con el que desperdiciar el rato y que da a la gente algo de alivio de sus sufrimientos diarios o de los tiempos oscuros por los que todos hemos de pasar por la vida. Fue increíble saber que nuestro juego significaba tanto para esta familia y que pudo darle algo de diversión en sus tiempos difíciles”.

John Hathway sigue jugando a Grim Dawn. Como su padre, él también lleva a un soldado. Y como sucedió en la anterior generación, su hijo le acompaña en la aventura. Lee no solo les vigila desde el juego, donde es un PNJ con el privilegio de contar con variadas líneas de diálogo, siendo más que una mera figura. También lo hace desde el fondo de escritorio de su ordenador. donde el Pretoriano Zedlee está, como siempre, cumpliendo con su deber. Su viuda cree que así es como debe ser. “Es un poco raro, pero muy propio de él”. Estamos seguros de que Lee ha visto esta actualización y desde allá donde esté, está feliz con ella. Descanse en paz.
 

Publicaciones relacionadas

Cerrar