Guía práctica para lanzar puyas a tus amigos cuando juegas con ellos

Guía práctica para lanzar puyas a tus amigos cuando juegas con ellos

No es algo bonito ni es muy adulto, eso es verdad, pero a veces el cuerpo nos pide soltar una puyita o vacilar un poco al adversario en una partida competitiva. Ya sabes, para intimidar un poquito, que no se suba a las barbas ya de entrada, a ver qué va a pasar aquí. Si esa es la ida, o simplemente juegas con alguien con quien tienes confianza y quieres echar algo de gasolina al pique, el llamado “trash talk”, o básicamente las bravatas y mofas que se lanzan los jugadores entre sí, puede usarse con responsabilidad

O eso cree Cecilia d’Anastasio, de Kotaku, que ha sufrido en sus carnes este tipo de palabrería barata en sus partidas multijugador. Es más, también lo ha practicado. Y fruto de esta experiencia contradictoria pero enriquecedora ha preparado esta guía para poder vacilarle bien a gusto a tu contrincante dentro de lo que es de recibo y sin que haya males mayores. Esto es lo que puedes hacer para practicar un trash talking responsable:

  • Si es un juego competitivo con selección de personaje y tu oponente escoge alguien de rango bajo, puedes permitirte alguna burla sobre dicho personaje o pronosticar tu victoria. Al fin y al cabo, te lo está sirviendo en bandeja.
  • Mientras esperas a que te llegue el turno de establecer la partida, puedes presumir de habilidad para crear hype.
  • Date ánimos a tí mismo, y si metes la pata, con más razón.
  • Entre puyita y puyita, intercala algún que otro elogio. No te limites a cebarte con el otro.
  • Si tu oponente comete un error que le deja indefenso, puedes hacer algún comentario para minar su moral. A menos que el error haya sido de órdago y realmente bochornoso. Esa línea no la cruces.
  • Si tu oponente usa movimientos o tácticas consideradas abusivas, no te cortes y aféale la conducta. No hay que pasarse, pero tampoco hay que pecar de pardillo. 
  • Las provocaciones existen en los juegos como técnica o pose por una razón, así que deja que tu personaje hable por tí.
  • Una vez se haya acabado todo, deja al oponente en paz. Ya está todo dicho y hecho.
  • ocurrente. Grosero lo puede ser cualquiera.

Por contra, esto es lo que jamás debes hacer:

  • Nada de ataques personales. El credo, aspecto físico, raza, estatus económico y salud mental de cada uno es solamente cosa suya y no hace a nadie mejor ni peor.
  • No le digas a nadie que te lo has “follado”. Seguro que se te puede ocurrir algo mejor y menos trasnochado.
  • No te metas con gente a la que no conoces.
  • No hagas sangre de tu oponente si no se le da bien el juego. Nadie nace enseñado.

Siguiendo estas sencillas reglas puedes chulear sin que nadie salga herido. En su amor propio, claro. ¿Eres del tipo provocador cuando juegas? 

Publicaciones relacionadas

Cerrar