Hacer tareas en la infancia es como un RPG

Hacer tareas en la infancia es como un RPG

La vida es un contínuo aprendizaje donde la experiencia ganada influye en nuestro recorrido. Pues sí, podemos concluir que la vida es como un RPG, solo que sin las partes interesantes. Nada de hechizos, invocaciones, armas legendarias (si es que eres civil) ni apasionantes misiones por territorios exóticos. Por otro lado está la universidad y el mundo laboral, que tampoco son moco de pavo. Pero desde nuestra más tierna infancia estamos experimentando los paralelismo entre la vida real y los RPG.

Si le echamos un poco de imaginación, o a lo mejor sin necesidad de ello, veremos que realizar quehaceres en nuestra niñez no se diferencia tanto de los primeros compases de un videojuego de este tipo. A Dorkly, desde luego, le parecen calcados, y en particular a Julia Lepetit, que regresa con otra de sus incisivas tiras cómicas para propinar un impacto crítico a la realidad y abrirnos nuevamente los ojos. Disfruta sus viñetas mientras subes de nivel y asignas puntos a nuevas habilidades:

– "¡Abuela, ya he terminado de amontonar la hierba!"

 

– "¡Gracias! Toma, aquí tienes esto por todo el trabajo que has hecho"

 

– !Un… objeto común que ya tengo. Gracias…

– "¡Muy bien, ahora tu nueva misión es matar ratas en el sótano! ¡Puede que esta vez recibas una recompensa diferente!"

Publicaciones relacionadas

Cerrar