Harry Potter fue una de las mayores inspiraciones para Dark Souls

A la hora de dar vida a un videojuego, un director recibe inspiraciones de tantas fuentes como sea posible. Es un procedimiento habitual, la búsqueda constante de ideas, de conceptos, de formas y de métodos con los que terminar de construir esa obra con la que alcanzar al público y, sobre todo, sorprenderlo. A fin de cuentas, el factor sorpresa suele ser uno de los más poderosos a la hora de que cale un producto.

Ya hemos hablado antes de Hidetaka Miyazaki, de cómo el padre de Dark Souls arrancó en el mundo de los videojuegos por culpa de Fumito Ueda y su primera gran obra, ICO. Pensar en este título como la pólvora que hizo explotar el ingenio de Miyazaki sería motivo suficiente para tratar de buscar más conexiones entre este juego y Dark Souls, de hecho había cierta similitud en el afán por transmitir la pesadez de la armadura, por buscar el realismo en las sensaciones del personaje y su movimiento con lo que hacía Ueda en el juego de PlayStation 2 y en los posteriores.

Sin embargo, hay una obra, o más bien una serie de obras, que llegaron a marcar tanto al nipón como para introducir ciertas referencias en el primer Dark Souls. Miyazaki era y es todo un fan de los libros de Harry Potter. Las novelas firmadas por J. K. Rowling fueron algo que marcó bastante su vida y que, de hecho, llegó a influenciar en determinados diseños del primer videojuego de esta saga. Porque sí, aunque no os lo creáis, hay elementos de Harry Potter e incluso de la escuela de magia y hechicería en ese lúgubre mundo donde se muere más que se vive.

Pensar en los Archivos del Duque. Una torre que mezcla el concepto de biblioteca con el de fortaleza y que acabó convirtiéndose en una prisión repleta de bibliografía sobre hechizos y reliquias con poderes mágicos. La mera idea de contar con un lugar repleto de cultura mágica puede ser un pequeño atisbo referencial a la obra de Rowling, pero es el aspecto del lugar el que lo delata. Sus escalinatas, su intrincado diseño era algo totalmente inspirado por las diferentes escaleras de las torres de Hogwarts.

Si seguimos explorando un poco más el lugar, sobre todo lo referente a sus personajes, nos topamos con dos figuras que conviene destacar: Siegmeyer de Catarina y Sieglinde de Catarina. Nos conviene quedarnos con la última, Sieglinde. La portadora del Conjunto de Catarina se encuentra atrapada en un gólem de cristalm, en la zona de los Archivos que conecta con la cueva de cristal. A priori puede parecer otro PNJ más, con una cara que permanece en total secreto. Sin embargo, tiene un curioso detalle que afecta a su apariencia.

Como revelarían Masanori Waragai y el propio Hidetaka Miyazaki, este último quería que Sieglinde se pareciera a Hermione. Aunque la petición fue algo distinta. En el libro de diseños de Dark Souls hay una pequeña declaración doble de Waragai en la que este espeta al director que «no creo que lo consiguiéramos a la perfección, pero dijiste que querías que se pareciera a Hermione». Miyazaki, algo contrariado, concretaría añadiendo que «me duele pensar que me referiera a ella como 'Hermione» en lugar de como 'Emma Watson'».

Al parecer, el japonés quedó prendado de la interpretación de la actriz y de cómo encajaba con el aspecto de la hechicera que forma parte del trío protagonista durante los 7 libros principales. Ver su rostro en el de Sieglinde parece algo imposible, pero lo cierto es que hay forma de hacerlo. Como se refleja en el mismo libro del juego, «si juegas un poco con el ángulo de la cámara, puedes ver el interior del casco de Sieglinde y descubrir que es sorprendentemente guapa».

Así, es más que evidente que Harry Potter fue y es algo importante para el creativo nipón. Resulta extraño pensar en cómo fue capaz de conectar algo tan repleto de fantasía como el mundo del joven mago con lo lúgubre y tétrico de Dark Souls; pero lo hizo, y todo a través de unos pequeños e interesantes guiños como este y los archivos.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar