Hearthstone: Esta ridícula carta reabre el debate de la aleatoriedad

Hearthstone: Esta carta reabre el debate de la aleatoriedad

¿Hay que dejarlo todo a la habilidad en un juego de cartas coleccionables o conviene abrir la puerta a la aleatoriedad en su justa medida? Este es un debate que ya hace un tiempo que planea sobre Hearthstone, algunas de cuyas cartas tienen efectos aleatorios sobre los que, por definición, los jugadores no tienen control alguno. Pero tras la llegada de Susurros de los Dioses Antiguos, la expansión con tintes lovecraftianos, este debate se ha reabierto con fuerza por culpa de Yogg-Saron, un criatura que puede desencadenar el caos y girar de un plumazo las tablas de una partida.

Yogg-Saron es una de las cartas que tienen un Grito de Batalla como habilidad. Pero en este caso, su efecto es lanzar un conjuro aleatorio por cada conjuro que su jugador haya llevado a cabo antes durante la partida, dirigidos a objetivos aleatorios. Esto significa que un jugador acorralado puede usar a Yogg-Saron como última esperanza y, si los hados le sonríen, destruir totalmente a su oponente en segundos. O al reves, puede que Yogg-Saron y los caprichos del destino hagan que el efecto de los conjuros recaiga en sus propias carnes y se mate a sí mismo. Kotaku recoge este hipotético caso que plantea el periodista Callum Leslie: “Imaginad la escena: 250.000 en juego en la final del Campeonato de Mundo de Hearthstone y los jugadores van empatados a dos juegos. Un jugador está en su apogeo, habiendo manejado su mazo brillantemente para alcanzar una posición infranqueable tras llenar el tablero de secuaces, perder muy poca vida y con su oponente a punto de morir en el siguiente turno. Y aquí llega Yogg. De repente el juego da la vuelta como un calcetín y el segundo jugador gana. ¿Qué le haría eso a la reputación del juego?.”

Las voces más críticas con Yogg y otras cartas que confían en la aleatoriedad dicen que flaco favor le hacen a la alta competición, puesto que si se llega a convertir en algo impredecible no sería justa. Pero por otro lado, también hay quien se posiciona a favor de que Hearthstone tenga este tipo de elementos que puedan suponer un giro inesperado. “La magia hace divertido a Hearthstone, no me importa si eso arruina la competición de alto nivel”, decía el redactor Max Read en Twitter. ¿De qué lado te posicionas tú? 

Publicaciones relacionadas

Cerrar