Hellblade y la historia oculta tras el galardonado papel de Senua

El 2017 ha sido un año dominado por los grandes triples A, pues a lo largo de la temporada hemos disfrutado de obras de la talla de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Horizon: Zero, Dawn, Super Mario Odyssey o Wolfenstein II: The New Colossus. Sin embargo los proyectos más modestos han conseguido hacerse un hueco entre los grandes y destacar incluso en las entregas de premios de final de año.

Es el caso de Hellblade: Senua’s Sacrifice, el videojuego desarrollado por Ninja Theory y que ha apostado por un enfoque muy arriesgado, tratando de tú a tú a las enfermedades mentales, un tema no muy recurrente en el mundo de los videojuegos. Para dar vida al papel de Senua, la protagonista de la aventura, se requerían grandes dotes interpretativas, pero la primera en asumir el papel fue Melina Juergens.

Ahora sabemos que Juergens ha sido elegida en los Game Awards como la mejor interpretación de todo el año en los videojuegos, tanto masculina como femenina. Pero lo curioso de esta historia es que la británica no era actriz. Melina Juergens es la editora de vídeos de Ninja Theory y ha montado tráilers de juegos como Devil May Cry, así como todos los materiales que vimos antes del lanzamiento del propio Hellblade.

Sin embargo en el estudio británico necesitaban que alguien se pusiera el traje de captura de movimientos para ir haciendo pruebas antes de contratar a la actriz que daría vida a Senua. Juergens se prestó a hacer ese segundo trabajo inicialmente, pero dado que no era actriz se sentía avergonzada al tener que hacer ciertas escenas y siempre pedía al resto de miembros del equipo que no miraran o que abandonaran la sala.

Finalmente el trabajo de Melina Juergens gustó tanto en Ninja Theory que decidieron que fuera ella quien encarnara a Senua, aunque también podía mantener su trabajo de editora de vídeos. Eso sí, el papel de Senua requería gran fortaleza física, de modo que Juergens se sometió a duros entrenamientos personales durante seis semanas para mejorar su constitución y asemejarse más a lo que pedía la interpretación que iba a hacer.

La dificultad del rol, sin embargo, estaba en qué tipo de personaje era Senua, una joven con una enfermedad mental que le hace oír voces constantemente. Para prepararse para ello estuvo unos días aislada en un bosque y habló con otras personas que sufren esta enfermedad. De este modo se comenzó a cuajar la que ahora sabemos que ha sido la mejor actuación del año en el mundo de los videojuegos para los Game Awards 2017.

Como ves, el mérito de Melina Juergens no solo reside en que nunca había realizado trabajos de actriz o interpretación, sino que el papel de Senua era verdaderamente complicado por todo lo que suponía. El esfuerzo ha tenido recompensa y la británica ha conseguido superar este año a actores y actrices de la talla de Laura Bailey, Claudia Black, Brian Bloom o Ashly Burch. ¿Qué te parece la historia oculta tras el papel de Senua en Hellblade: Senua’s Sacrifice?

Publicaciones relacionadas

Cerrar