Héroes de videojuegos que se acabaron convirtiendo en villanos

*Imagen de portada de Raquel Cornejo

**Atención, este artículo contiene SPOILERS de varios juegos.

A medida que avanzan las sagas de videojuegos los personajes que las protagonizan se van sometiendo a cambios que hacen que los percibamos como seres vivos reales y creíbles. Y es que nadie permanece inalterable ante el paso del tiempo, por lo que los videojuegos más trabajados a nivel narrativo no son ajenos a este fenómeno. De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy con nuestra nueva lista.

Concretamente de héroes de videojuegos que con el paso del tiempo se acabaron convirtiendo en los villanos de sus obras, por unos u otros motivos diferentes. Eso es lo que encontrarás en la selección de personajes de obras de ocio electrónico que te dejamos a continuación. Estas son tan solo nuestras propuestas, de modo que te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios.

Jill Valentine (Resident Evil 5)

La Buena de Jill había sido la heroína del Resident Evil original junto a Chris Redfield, mientras que Wesker era el que se acababa corrompiendo. Sin embargo en Resident Evil 5 vivíamos un giro de tuerca adicional y era Jill la que aparecía como una villana. En este caso no se trata de una evolución natural, sino que a Jill le habían lavado el cerebro e introducido una araña que la controlaba. Después todo volvía a la normalidad.

Big Boss (Metal Gear)

Cronológicamente Metal Gear Solid 3 va antes que cualquier otro juego de la saga de Hideo Kojima. En él podíamos ver los comienzos de un Big Boss con buenas intenciones y ganas de hacer bien las cosas, por muy dolorosas que fueran. Sin embargo, en entregas posteriores (cronológicamente en la saga) Big Boss se destapaba como el verdadero villano del juego y el enemigo a derrotar por su hijo Solid Snake.

Shay Cormac (Assassin’s Creed: Rogue)

La saga Assassin’s Creed siempre se ha cimentado sobre el principio de que los Asesinos son los buenos y los templarios son los malos. En Assassin’s Creed: Rogue controlábamos a Shay Cormac, un Asesino que, cansado de los métodos de la Hermandad, decidía cambiarse de bando. Es así como acabamos controlando a uno de los villanos, a un templario, aunque aquí pudiera parecer todo lo contrario a eso.

Alex Mercer (Prototype)

En realidad considerar a Alex Mercer como el héroe de Prototype tal vez sea pasarse de la raya, pues al fin y al cabo nuestro protagonista hacía todo lo que fuera necesario para cumplir su objetivo: descubrir la verdad. Los creadores de la saga se dieron cuenta y dieron un enfoque completamente distinto a Prototype 2. Controlábamos a un personaje cuya familia había sido asesinada por Mercer, que ahora era nuestro principal objetivo.

Artorias del Abismo (Dark Souls)

A primera vista puede parecer que todo jefe de la saga Dark Souls es un villano, pero la historia de Artorias del Abismo demuestra que no era así. Artorias era un respetado caballero que emprendió una misión suicida junto a su lobo Sif. Más tarde acabó sacrificando su vida por su lobo y corrompiéndose por la terrible influencia del Abismo, lo que causó que acabara convirtiéndose en el jefe que todos conocimos en el juego.

Gabriel Belmont (Castlevania: Lords of Shadow)

El protagonista de Castlevania: Lords of Shadow era una persona respetable, de aquellas que no cuetionan nada siempre que el fin que se les ha encomendado sea noble. Su misión era acabar con los vampiros, pero en un giro magistral de los acontecimientos, Gabriel Belmont acababa convirtiéndose en lo que había prometido destruir. Concretamente acabó siendo Drácula, lo cual hizo mejorar mucho al personaje.

Publicaciones relacionadas

Cerrar