Hideo Kojima fue apartado de Metal Gear Solid 5 en el último medio año de desarrollo

Hideo Kojima fue apartado de Metal Gear Solid 5 en el último medio año de desarrollo

Cuando Hideo Kojima desveló que su familia le había recomendado apartarse del mundo de los videojuegos tras su salida de Konami ya se intuía que algo muy malo tuvo que ocurrirle en el estudio para que acabase tan afectado. Ahora ya se ha arrojado un poco más de luz sobre la relación entre el japonés y la compañía a la que dedicó gran parte de su vida.

Ayer mismo, durante la celebración de The Game Awards, el presentador de la gala, Geoff Keighley, desveló un crudo secreto antes de darle a Kojima el premio honorífico por su carrera. Tal y como expresó, el japonés fue apartado durante los últimos meses de desarrollo de Metal Gear Solid 5: The Phantom Pain llegando incluso a cortar su comunicación con los trabajadores de Konami que estaban inmersos en este proyecto.

“Se le apartó en una habitación separada, en otro piso distinto al de su equipo durante los últimos seis meses de desarrollo de The Phantom Pain. No podía siquiera hablar con ellos, debía hacerlo a través de otra persona que hacía de intermediaria. Así fue como se terminó el juego”, reveló el presentador antes de darle el galardón a Kojima.

De ser cierto estaríamos hablando de una actitud bastante fea de Konami hacia la persona que tanto éxito les aseguró gracias a la saga Metal Gear, una de las más conocidas en todo el mundo. Quizás esta relación tan viciada sea la que explique por qué la Misión 51 en The Phantom Pain no resolvió todos los asuntos que debía haber finiquitado dejando un final que no era el que en un principio había proyectado Kojima para este juego.

Publicaciones relacionadas

Cerrar