Imaginando Death Stranding

Era junio de 2016 y, por lo tanto, era época de E3, la feria más importante del mundo de los videojuegos. Hideo Kojima apareció en la conferencia de Sony y nos presentó Death Stranding, su nuevo videojuego tras salir de Konami. Medio año más tarde llegamos a los Game Awards 2016 y pudimos ver un segundo tráiler de este videojuego. Y así hemos llegado hasta hoy. Casi un año sin novedades de este esperado título.

Las cosas podrían estar a punto de cambiar, pues con una nueva edición de los Game Awards y la PlayStation Experience a la vuelta de la esquina, Kojima podría reaparecer para mostrarnos algo nuevo (¿tal vez un gameplay?) de Death Stranding. Por ahora todo es especular, pero cuando se trata de descifrar los enigmas de Kojima nos encanta especular. De modo que hoy vamos a dedicarle nuestra nueva entrega de la sección Imaginando a Death Stranding, del que vamos a sacar nuestras propias conclusiones.

Todavía no sabemos cómo será jugablemente, pero sí tenemos “detalles” argumentales. Lo de detalles hay que cogerlo con pinzas, pues todo luce increíblemente metafórico y no sabemos por dónde van los tiros. Pongamos las piezas en orden: tenemos al personaje encarnado por Norman Reedus con una cicatriz en el abdomen y con lo que parece ser una relación emocional con un bebé. El tráiler acababa con este desvaneciéndose en sus manos y con Reedus mirando, desnudo, al horizonte, donde aparecían unas misteriosas figuras en el cielo.

¿No te has enterado de nada, verdad? Pues nosotros tampoco. El segundo tráiler no nos resolvió mucho más, aunque algo sí. Aparecía Guillermo del Toro y se conectaba a una máquina portátil en la que había un bebé humano encerrado. Ello le parecía conferir el valor para adentrarse en un oscuro túnel en el que le esperaba el personaje de Mads Mikkelsen, el supuesto antagonista de la aventura. Lo que sí queda claro es que tanto los personajes humanos como los esqueléticos van conectados a máquinas.

No sabemos si es porque les confiere fuerza o por si es su energía la que permite que las máquinas funcionen. Y es que al comienzo del segundo tráiler veíamos un tanque con varios esqueletos soldados conectados a él y con restos orgánicos conectados. Hacerlo es absurdo, pero nos aventuramos a decir que Death Stranding se ambientará en un universo paralelo o en un planeta que no es la Tierra en el que la principal fuente de energía es la materia orgánica, de ahí que también hace centenares de peces muertos en la playa en la que aparece Norman Reedus.

Es interesante destacar también lo que ocurre cuando el personaje de Mikkelsen se “desconecta” de esos conductos negros. Sus ojos quedan teñidos de lo que parece ser la misma sustancia negruzca que recubre las manos de Reedus en la playa, cuando el bebé se desvanece ante sí. Nuestra percepción es que se puede tratar de un efecto secundario de estar permanentemente conectados a dispositivos que generar cierta dependencia. De hecho sostenemos que estar constantemente conectados podría derivar en una muerte prematura, algo así como el tabaco y las enfermedades que provoca.

Todo ello sería muy atractivo plasmado en el terreno jugable, pues nos permitiría obtener habilidades superiores cuando estamos conectados, pero arriesgándonos a ir perdiendo parte de la vitalidad. La otra gran incógnita es cuándo y dónde estamos en Death Stranding. Más allá del grabado de Reedus en una de sus chapas (una fórmula relacionada con los viajes interestelares y los universos paralelos) no tenemos ninguna pista al respecto.

Nuestra apuesta es que, efectivamente, nos encontramos en un futuro en el que la raza humana ha tenido que marcharse a otro planeta para poder seguir sobreviviendo, pero que para no explotarlo como el anterior se están utilizando fuentes de energía alternativas. No obstante al final también se ha acabado abusando de ella, en este caso parece ser la materia orgánica. Que haya esqueletos también conectados a un tanque nos hace pensar que ese es el estado definitivo de quienes han estado expuestos a esa conexión durante demasiado tiempo. No hay muerte, sino un deterioro de la materia orgánica que se usa como “método de pago” para usar la energía.

Durante meses se ha especulado con la posibilidad de que haya otro personaje importante en Death Stranding y que este sea una mujer. Existen dos opciones más probables que el resto si en las próximas semanas el videojuego de Kojima reaparece públicamente: que lo haga con un tercer tráiler protagonizado por este personaje (cruzamos los dedos para que sea Emma Stone) o que se deje ver en un gameplay, lo que nos indicaría que está más cerca de lanzarse de lo que creíamos.

Ahora solo queda esperar a que Hideo Kojima vuelva a mostrarnos algo de Death Stranding, pues de esa información dependerá que sepamos más sobre un videojuego que lleva un año instalado en el mutismo total y también dependerá que podamos elaborar nuevas teorías, ya que con la información que tenemos hasta ahora todo está increíblemente limitado y cogido con pinzas. Y es que no podemos sacar ni una sola conclusión que pueda llegar a ser considerada como posible.

Te invitamos a que, a través de la caja de comentarios, nos dejes tus propias teorías sobre Death Stranding y que opines sobre las nuestras. ¿Tienes en mente algo similar a lo que nosotros hemos plasmado en las líneas anteriores?

Publicaciones relacionadas

Cerrar