Imaginando Mass Effect 4

Con apenas unas pinceladas de información oficial en un par de eventos, la cuarta entrega de la saga Mass Effect es ya sin lugar a dudas uno de los lanzamientos más esperados de los próximos años, aunque no sabemos ni cuándo llegará finalmente a nuestras pantallas, ni cuál será su historia. ¿Cómo es posible que un juego que es guardado con tanto cuidado y secreto pueda levantar tanta expectación? La respuesta está ante nuestros ojos: el inmenso universo y todas las posibilidades que ofrece y que pudimos percibir durante la trilogía original protagonizada por el Comandante Shepard.

Fieles a su esencia, los chicos de Bioware siempre se han enorgullecido del grandísimo trabajo que realizan creando mundos, personajes, historias principales y secundarias, y en resumidas cuentas, un lore que da para enciclopedia por saga. Este inmenso abanico de posibles argumentos que despliegan es precisamente lo que nos permite especular sobre el futuro de la franquicia y por dónde nos llevará Mass Effect 4, una tarea que conlleva más tomar notas que echarle inventiva, y que no obstante, a sabiendas de que la historia de Shepard está completamente finiquitada, da para un montón de teorías que son las que hoy hemos querido imaginar con vosotros. ¡Empezamos!

Lo primero de todo, podemos hacer tres distinciones temporales en las que se podría ambientar Mass Effect 4: previamente a los acontecimientos de la trilogía de Shepard, paralelamente a la misma, o posteriormente a ella. Analicémoslas una a una.

OJO: A partir de aquí, es posible que encontréis SPOILERS. Si no habéis jugado la trilogía de Mass Effect y tenéis intención de hacerlo sin enteraros de nada, es mejor que dejéis este reportaje para después.

  • Antes de Shepard

Las más importantes razas de la galaxia de Mass Effect tienen un nexo de unión en la Ciudadela, construcción que data de los tiempos de los proteanos y que alberga al Consejo de la Ciudadela, órgano político que vela por la paz y el orden de este caótico mundo. Cuando iniciamos la aventura del Comandante Shepard, los humanos son ya una de las razas con más presencia en este enclave estratégico, pero ni mucho menos cuentan con una gran relevancia y se ven en múltiples ocasiones opacados por aquellas razas que descubrieron antes la Ciudadela: asaris, salarianos y turianos. ¿Cómo era todo antes de que se creara esta organización? La situación cambia según nos pongamos en el lugar de los humanos o de algunas de las razas alienígenas en cuestión.

En el caso de que volvamos a jugar siendo humanos, lo más probable vistas las imágenes conceptuales del juego, si tuviéramos que escoger dos momentos claves de la historia previa a la expansión por la galaxia de nuestra raza nos quedaríamos con los acontecimientos del año 2148 y con la Guerra del Primer Contacto.

En el año 2148 los humanos descubren por primera vez ruinas proteanas en Marte, lo que permite a los investigadores lograr el efecto de masa capaz de hacer que las naves espaciales superen la velocidad de la luz, y permitiendo de ese modo descubrir por primera vez los relés que conectan la galaxia y que permitieron que recorrer la inmensidad del universo. Poder mover a nuestro protagonista por esta época podría ser realmente emocionante, y nos permitiría ver las reacciones de la humanidad ante estos avances, y ante los primeros cruces con las razas alienígenas, lo que nos lleva a nuestro segundo acontecimiento.

La Guerra del Primer Contacto hace referencia a la primera vez que los humanos se toparon con los turianos, y ya sabéis que a ambas razas les gusta más los conflictos bélicos que a un niño un caramelo. Las relaciones entre ambas especies se iniciaron en el año 2157, y acabaron en una gran guerra que demostró el potencial de los humanos y llamó la atención del Consejo de la Ciudadela, lo que desembocó en nuestro primer contacto con la sociedad organizada de la galaxia, nuestra entrada en la misma, y en un acuerdo de paz. Desde luego, un argumento cuanto menos que interesante para tratar en un videojuego, y que dado lo que gusta Bioware de las situaciones dramáticas podría dar muchísimo juego.

Ahora: ¿y si no fuésemos humanos sino alguna de las otras razas que poblaban la galaxia y se conocían antes de su llegada? La cosa se pone aún más interesante.

– Asaris: Que sepamos, las asari fueron anteriormente seres inferiores desde el punto de vista proteano, que sin embargo se alzaron cuando llegó el fin de estos. Todo el conocimiento acumulado de esta época les sirvió para convertirse en la primera raza en alcanzar la Ciudadela tras la caída de los proteanos, y dadas sus facilidades evidentes para la biótica, la diplomacia, el afán de conocimiento y, todo sea dicho, la reproducción con cualquier especie sin importancia de género, han hecho que sea una de las razas más importantes del espacio, puede que incluso la que más. Personajes tan carismáticos como Aria o Liara de la primera trilogía han dejado constancia de que manejar a una asari puede ser una auténtica pasada, y supone un punto de partida perfecto para explorar al máximo todo el universo de Mass Effect. Ni hablemos de si se trata de una Ardat-Yakshi.

– Salarianos: la segunda especie en llegar a la Ciudadela y seguramente la especie más nerviosa, inteligente y dicharachera, solo hay que recordar al entrañable Mordin. Los salarianos aparentemente no aportarían mucho con uno de sus personajes como protagonistas, sobre todo porque su esperanza de vida ya es corta de por sí, pero la realidad es que son uno de los mejores cuerpos de espías de la galaxia, por lo que no tenemos duda alguna de que siempre habrá un personaje importante de esta raza cerca.

– Turianos: aunque inevitablemente todo el mundo piense en Garrus cuando se habla de los turianos, el leal amigo de Shepard es algo diferente a los estándares típicos de su pueblo. Los turianos son algo así como los samuráis del espacio, siempre elevando el honor a su norma de vida, el bienestar del pueblo frente a su propia ambición, y además son perfectos soldados. Históricamente se aliaron con los salarianos para destruir la Revolución Krogan, lo cual puede ser un episodio muy dramático para contar dado que este conflicto dio lugar a la genofagia (enfermedad que propagaron entre la población krogan para que la inmensa mayoría de sus hijos nacieran muertos, haciendo que la especie se marchitara poco a poco), y cuentan con personajes tan icónicos como Saren, villano del primer juego con mucha historia detrás. Ser un turiano y tener la capacidad de actuar de forma “paragón” o de forma “renegado”, del mismo modo que Shepard, podría dar mucho juego en el hipotético Mass Effect 4, y dar lugar a reacciones e historias muy interesantes.

– Krogan: probablemente la raza más dura de todo el espacio, los krogan tienen una gran historia que se vio tremendamente ensombrecida después de la expansión de la genofagia. Históricamente, su andanza en la galaxia fue asombrosamente rápida: no solo eran una raza fuerte con cierta pasión por la guerra, sino que también eran grandes científicos e intelectuales. Cultivaron una gran civilización llena de cultura y tecnología, pero su carácter impulsivo e indómito les acabó jugando una mala pasada cuando decidieron probar suerte con las armas nucleares, por culpa de las cuales acabaron convirtiendo su planeta, Tuchanka, en una de las zonas más duras y peligrosas de la galaxia, sin apenas recursos y llenas de monstruos. Aún así, su capacidad de adaptación hizo que siguieran adelante y continuaran creciendo y haciéndose más fuertes, hasta que fueron descubiertos por los salarianos que los vieron como los guerreros perfectos para luchar contra los rachni. Los krogan entraron a formar parte de la sociedad galáctica y sus negociaciones gracias a ello, pero dado que seguían expandiéndose a gran velocidad, el asunto empezó a tocarle las narices a los salarianos, que se aliaron con los turianos para sofocar lo que se llamó la Rebelión Krogan, con terribles consecuencias para la raza debido al arma biológica que ya hemos mencionado antes. Poder meternos en la piel de una de estas criaturas y asistir al antes y al después de Tuchanka o a la Rebelión Krogan, con la gran importancia que estos eventos han tenido en la trilogía original, no solo sería un auténtico caramelo para los fans del lore (como habréis notado que es la autora), sino que además proporcionaría toneladas de drama a el nuevo episodio de la franquicia.

– Quarianos: si bien los quarianos son una raza bien conocida dentro del seno de la sociedad galáctica, se antoja bastante misteriosa para nosotros, los jugadores. Gracias a una de las compañeras de Shepard, Tali, sabemos que los quarianos siempre han sido una sociedad que da al avance tecnológico una gran importancia, lo que mejoró su nivel de vida enormemente, pero también les hizo tomar una decisión que lamentarían durante muchos años: crear a los Geth, unos robots inteligentes diseñados para trabajar y servir a los quarianos, que acabaron desarrollando su propia consciencia y hasta ciertos sentimientos e ideas propios de los organismos vivos. Evidentemente, los geths terminaron rebelándose contra sus creadores por crearlos con la idea de explotarlos, y en la fatídica guerra que se desarrolló entre ambos bandos al final ganaron los robots, expulsando a los quarianos de su propio planeta y condenándolos a vivir de manera nómada en una enorme flota y bajo la protección de unos trajes ambientales especiales que evitan su contacto con el mundo exterior para evitar enfermedades, por lo que su aspecto real nunca se nos ha sido mostrado. Los geth han tenido un papel importante durante la trilogía de Shepard, pero los quarianos son una de las razas con un fondo histórico muy importante y que podrían aportarnos muchas cosas en el próximo juego, si se les diera el papel adecuado.

Por supuesto, hay más especies interesantes en la galaxia de Mass Effect de las que nos gustaría descubrir mucho más, como los misteriosos Drell, los subestimados Volus, los adorables Elcor, los imperturbables Geth, la Guerra Metacom de los Proteanos o incluso los místicos Cuidadores de la Ciudadela, siempre presentes y llenos de secretos, pero sin duda que asaris, turianos, salarianos, quarianos y krogan son las razas que más probabilidades tienen de ocupar posiciones importantes en una nueva entrega de la franquicia.

  • Paralelo a la historia de Shepard

Siendo completamente franca, es harto difícil que este supuesto llegue a realizarse. Básicamente, porque no resultaría atractivo: en pleno conflicto Segador, ser el Comandante Shepard y salvar al mundo es algo que mola mucho, pero ser cualquier otro personaje en ese momento histórico, pues no tendría la misma épica. Solo hay que remitirse a una de las quejas principales que hubo con su saga hermana, Dragon Age, cuando se lanzó Dragon Age 2. Los primeros compases de su aventura tenían lugar cuando la Ruina llegaba a Lothering, poco después de que, paralelamente, en la historia de Dragon Age Origins, nuestro Guarda dejara el lugar, y la historia de Hawke acabó convirtiéndose en una historia más personal que heroica, cuestión que se repetiría en Mass Effect de tomarse esta vía, y que a primera vista desmerece los universos tan intensos de Bioware.

Podría funcionar, sin embargo, si el protagonista fuera lo suficiente carismático y arrojara luz en algunos de los misterios o cabos sueltos de la historia principal, como por ejemplo descubrir nuevos detalles sobre que las operaciones de Cerberus o sobre el misterioso Catalizador.

  • Posteriormente a Shepard

Todos sabemos cuál es la principal conclusión de Mass Effect 3, y es la más o menos caída heroica de nuestro héroe. Después de muchas decisiones, finalmente son cuatro los finales principales de la aventura con diferentes variaciones entre ellos: destrucción, síntesis, control o optar por no elegir nada/disparar al catalizador. Como hemos dicho, aunque existen variaciones entre ellos según el destino de nuestros compañeros y el apoyo militar que consiguiéramos para la batalla final, sí que existe un nexo de unión entre ellos: los relés de masa quedan destruidos (o en el caso de disparar al catalizador, no queda nadie vivo para poder usarlos). Además, según el final que eligiéramos, posterior a esta destrucción pueden ocurrir diferentes cosas que indican la reconstrucción de las conexiones entre los distantes puntos de la galaxia, pero en situaciones tan variopintas (por ejemplo, en el final Control son los propios Segadores controlados por Shepard los que se ponen manos a la obra) que se hace difícil averiguar cómo demonios una secuela podría reunir todas estas variaciones para adaptar el futuro de la galaxia a la partida de cada uno.

La solución podría no ser tan difícil, sin embargo: bastaría con que la secuela de la trilogía ocurriera mucho, mucho tiempo después de los acontecimientos de Mass Effect 3, de modo que todo haya vuelto a convertirse en una sociedad avanzada tecnológicamente y conectada, y que las aventuras de nuestro héroe sean cosa de los libros de historia, por lo que no influirían de manera decisiva en la historia que quisiera contar este nuevo juego. Esta es una decisión práctica a la vez que efectiva y que sin embargo podría decepcionar a más de un fan debido al escaso peso de sus decisiones, por lo que hoy por hoy la posibilidad de una precuela, con todos los temas que os hemos contado en la primera parte del reportaje, suena como una idea más segura y atractiva para la mayoría.

Estas son nuestra teorías, pero ahora queremos conocer las tuyas: ¿qué imaginas tú que pasará en Mass Effect 4?

Publicaciones relacionadas

Cerrar