Imaginando Rise of the Tomb Raider

Poca gente que esté al día en el mundo de los videojuegos desconocerá el nuevo título que protagonizará la admirada arqueóloga Lara Croft. Rise of the Tomb Raider ha copado las noticias más importantes desde el anuncio de su exclusividad temporal para consolas Xbox en la pasada Gamescom 2014. Y entre todo este humo de polémica, parece que se nos ha olvidado que en medio de todo el follón, también hay un juego con su correspondiente historia. Pero como en AlfaBetaJuega no se nos escapa ni una, vamos a tratar de imaginar qué podemos encontrar en Rise of the Tomb Raider. 

Antes de comenzar, como siempre, advertimos acerca de posibles spoilers en el contenido de este artículo, por lo que los que no hayáis superado el anterior Tomb Raider, deberéis andaros con ojo ante las líneas que aquí publicamos.

Entrando en materia, ¿qué nos espera en Rise of the Tomb Raider? Lo primero que cabe recordar es que esta nueva aventura es la consecuencia del reboot lanzado el pasado año que nos contaba los primeros pasos de Lara antes de convertirse en la arqueóloga tan guerrera con ligeros modelitos que estábamos acostumbrados a ver. En esta precuela veíamos a una Lara Croft más frágil y humana, e incluso podíamos presenciar cómo ejecutaba su primer asesinato para evitar ser capturada. La esencia de este renacimiento de la franquicia se basa en la supervivencia pura y dura de nuestra heroína.

Sin embargo, posiblemente encontremos algunos matices respecto al título anterior. Lara ya no es una niña, y tiene tras sus espaldas las horribles experiencias vividas en Yamatai, una isla del Triángulo del Dragón situada en la costa de Japón. Allí pudimos contemplar cómo Lara, juntos a sus amigos (que imaginamos volverán a estar presentes en la aventura), tuvieron que pasar por encima de la Guardia de la Tormenta y de su líder Mathias, que perseguía la resurrección de la Diosa Himiko a través de Samantha, la amiga de la infancia de Lara. Tras estos sucesos observamos cómo Lara evoluciona como persona y, por supuesto, como arqueóloga y combatiente. En una de las escenas finales, reconocemos perfectamente su imagen, portando dos pistolas, como la hemos visto toda la vida, por lo que este puede ser un hecho significativo que nos lleve a pensar que en Rise of the Tomb Raider veremos a una Lara Croft más adulta y ducha en el manejo de armas.

Pero centrémonos primero en el argumento. Tras lo sucedido en Yamatai, ¿qué le depara a Lara en su próxima aventura? Al finalizar estos sucesos, ella misma afirmaba que no era el momento de regresar a casa y que aún quedan muchos mitos por ser descubiertos, por lo que parece claro que la mitología y los sucesos fantásticos seguirán estando presentes en esta segunda entrega. Por lo que hemos podido observar en el tráiler presentado en el E3, nos encontramos con una Lara asistiendo a terapia para tratar de superar los sucesos ocurridos tras el naufragio del Endurance en Yamatai, o incluso puede que se deba a los nuevos sucesos que nos esperan en Rise of the Tomb Raider.

¿Tal vez la pérdida de algún que otro amigo? ¿El fracaso en alguna misión que ha acabado con fatales consecuencias? Lo cierto es que vemos que el título parece tener un tinte más personal, mostrándonos la evolución de la señorita Croft, que comienza a aceptar su destino, siguiendo el legado de sus padres. Tal vez profundicemos algo más en el personaje, por lo que nos es descartable que aparezcan rostros reconocibles de los títulos cronológicamente posteriores, para ir encajando piezas y enlazando las historias. E incluso puede que se comience a destacar la importancia de personajes secundarios, que condicionen el devenir de las aventuras de nuestra protagonista. ¿O acaso alguien conocía a Samantha antes del reboot a pesar de su estrecha relación con Lara? 

En cuanto a la localización o el objetivo, poco podemos saber al respecto. Solo podemos divagar sobre cuál será el objetivo de Lara, o el mito que quiera destapar. Eso solo puede estar en la mente de los chicos de Square Enix y Crystal Dynamics. Tal vez en esta ocasión pasemos de la mitología japonesa a una más occidental, o podamos presenciar una historia en la que visitar varios lugares del mundo persiguiendo su objetivo, tal y como ha ocurrido en juegos anteriores. Lo que sí está claro es que veremos el regreso de las tumbas a la franquicia, algo que nos ayudará a identificar el título como un Tomb Raider potencial, explorando en ellas. 

Además podemos afirmar es que en esta ocasión nos toparemos con el peligro: los animales ya no serán indefensos conejos o ciervos que nos sirvan de alimento, sino que tendremos que toparnos con fieros osos, entre otros, que no querrán ser nuestros amigos, precisamente, con lo que habrá que andarse con cuidado al internarnos en los bosques, que parece también estarán presentes.

Lo que nos gustaría ver en este Rise of the Tomb Raider seguiría la línea exitosa de su anterior título, incluyendo los elementos más característicos como los bosques y las escenarios imposibles que tendremos que superar con esa esencia de Uncharted que Square Enix y Crystal Dynamics implementaron. Con una evolución del personaje y de sus aventuras que nos vayan acercando a la Lara Croft que conocemos; un puente entre sus inicios y su imagen reconocible, para que la franquicia no pierda su verdadera esencia. Y es que como dice la propia Lara en el tráiler: "los que siguen adelante antes las adversidades se convierten en quienes deben ser."

Más allá de lo que puede conformar la historia, nos gustaría ver un entorno más abierto en esta nueva entrega. Si bien es cierto que en Tomb Raider los escenarios resultaban espectaculares, no dejaban mucho lugar a la exploración, produciendo en alguna que otra ocasión el efecto pasillo, por lo que escenarios más amplios en los que poder explorar supondría un gran aliciente. En el terreno de las armas y accesorios, parece que seguiremos contando con el arco y el piolet, algo que volverá a aportar una gran variedad de posibilidades a la hora de atacar, junto a las diversas armas de fuego que se incluyan, aunque ahora, tal vez, podamos realizar disparos simultáneos con dos armas, como ha sido característico de la arqueóloga. 

Posiblemente el cambio significativo lo veamos en el sistema de mejoras de armas y habilidades, que si bien antes se realizaba por la obtención de restos, en esta ocasión podría dar paso a un sistema algo más basado en la experiencia de Lara en su manejo de armas y no en puro instinto de supervivencia, con lo que conseguir armas más potentes con mejoras más elaboradas.

El otro punto fuerte, y con esto vamos finalizando, lo podemos encontrar en los puzles. En Tomb Raider ya existían, pero la mayoría de ellos se basaban en las tumbas secretas opcionales, por lo que no suponía un gran reto superar el modo historia. En Rise of the Tomb Raider, con la vuelta de las tumbas a la acción, probablemente tendremos que rompernos la cabeza para descifrar los enigmas que se nos puedan presentar, algo que siempre le aporta cierto encanto a este tipo de videojuegos.

Todo esto con el añadido de unos gráficos mejorados y una técnica de captura de movimiento renovada, que nos permitirá observar movimiento gestuales más reales, a través de la labor de la actriz Camilla Luddington, evitando así la inexpresividad de la que hacía gala nuestra protagonista en algún que otro momento del título anterior, nos aportará una nueva aventura que seguirá renovando la franquicia y volverá a hacernos disfrutar de uno de los personajes más aclamados del mundo de los videojuegos.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar