Imaginando The Last Guardian

The Last Guardian se ha convertido en uno de los juegos más enigmáticos de la industrial desde que fuera anunciado. Lo que hacía presagiar que el nuevo título de Team Ico, creadores de los geniales ICO y Shadow of the Colossus, llegaría a finales de 2011 se convirtió en un ir y venir de retrasos que hacían pensar que el juego sería cancelado, lo que hasta hoy es un incógnita.

Desde Team Ico siguen insistiendo en que The Last Guardian sigue con su desarrollo, y nos instan a tener paciencia. Fumito Ueda, su director, entre otros responsables de Sony afirman que veremos pronto algo de lo que esta nueva aventura puede depararnos, acallando de este modo todos los rumores que apuntaban a que su desarrollo había sido cancelado. Y aunque en torno al título aún hay muchas dudas acerca de lo que será o si sufrirá cambios respecto a lo poco que hemos visto hasta el momento, en AlfaBetaJuega somos muy impacientes, y nos hemos decidido a imaginar cómo sería The Last Guardian. ¿Os apetece conocer nuestra versión particular? Pues no os perdáis las siguientes líneas.

Lo poco que conocemos hasta el momento de The Last Guardian se basa en que nos adentraremos en una historia de un joven, del que aún no conocemos el nombre, que trata de escapar de lo que parece un inmenso templo en ruinas y para ello se valdrá de la ayuda de una fascinante criatura, parecida a un grifo, con la que nuestro protagonista parece haber entablado una fuerte relación de amistad. Pero, ¿qué hace un niño perdido en un paraje tan insólito como el que nos presenta este título? ¿Y qué significa la presencia de Trico (la fantástica criatura) en ese lugar?

Comencemos por desentrañar el título del juego y tratar de arrojar algo de luz a su argumento. The Last Guardian parece indicarnos que nos veremos inmersos en la nada fácil tarea de defender una fortaleza sagrada de una amenaza externa. Lo que estaría por determinar es si el legendario guardián que debe llevar a cabo dicha defensa se trata de nuestro protagonista, o del propio Trico, que observando su aspecto (con varias flechas clavadas entre sus plumas y diversas heridas), parece que se ha involucrado en varias batallas con el fin de defender el misterioso lugar en el que se encontraba encadenado hasta la llegada del joven. O tal vez una simbiosis de ambos personajes, que ofrezcan la solución perfecta para alcanzar este objetivo.

A través de esto descubriríamos que la luz es una parte fundamental de nuestra aventura. ¿A nadie le parece sospechoso el particular brillo con el que aparece en determinadas ocasiones nuestro joven protagonista? El sobrenombre del “Guardián de la Luz” no resulta nada descabellado, viendo que es una figura recurrente, y que, incluso en Shadow of the Colossus, ya pudimos ver que la luz suponía una de las partes fundamentales para encontrar a los temibles colosos. ¿Y qué es lo que siempre combate la luz? Parece claro que la amenaza ante la que tendríamos que defendernos sería la oscuridad, que contaría con su propio ejército de criaturas emergidas de las sombras, y que tal vez podrían parecerse a Trico, formando así una parte oscura de nuestro simpático amigo con la que tener que batallar en diversos puntos de la historia.

Pero, ¿cómo combatiremos a la oscuridad si nuestro pobre chico no cuenta con ninguna arma ni con experiencia en su uso? Aquí es donde entra la importancia de la espléndida criatura que no acompañará. Y es que, aunque Trico pueda parecer el mejor de los amigos y bastante manso, una criatura como lo es él también debe de tener su aspecto feroz, por lo que sería nuestro punto de apoyo en los momentos en los que la cosa se ponga algo turbia y necesitemos combatir. ¿Esto significa que el único fin de nuestro protagonista es escapar del templo? Probablemente no; casi con total seguridad esconderá algún secreto que resulte clave en la historia y nos ayude a conseguir nuestro objetivo: ese peculiar brillo nos sigue pareciendo bastante esclarecedor.

Otro de los aspectos a tener en cuenta puede ser la propia relación del chico con la bestia. Si bien es cierto que en los escuetos tráilers que hemos podido ver, ambos mantienen un estrecho contubernio, deducimos que esa amistad se va forjando a lo largo del transcurso de los acontecimientos, por lo que no sería extraño que nos tuviéramos que ganar la confianza de Trico desde los primeros pasos en el templo. Algo que se podría hacer mediante una barra de empatía que consigamos subir a través de distintas decisiones o misiones en conjunto, para poder alcanzar lugares que antes no podíamos, o hasta los que la criatura no nos quisiera ayudar a llegar.

Lo que sí parece destacable es esa sensación de soledad permanente que parece envolver el título. Como ya ocurría con Shadow of the Colossus, donde nuestro protagonista cabalgaba en soledad con la única compañía de Agro, su caballo. Tal vez veamos esta misma dinámica en The Last Guardian; embriagarnos de una espléndida sensación de vacío, mientras comprobamos como la relación entre nuestros protagonistas se va afianzando. ¿O acaso a alguien no le provocó cierto aprecio Agro a medida que avanzaba en la historia? Ese puede ser el punto de partida, lo que nos ayude a mimetizarnos con el nuevo juego de Team Ico, hasta que nos asalten las criaturas de la oscuridad que traten de perturbar esa calma.

En cuanto a la mecánica de juego, lo ideal parece mezclar tareas de exploración con resolución de ciertos puzles. Si bien nuestro protagonista no parece tener el poder de blandir armas, sí que puede desempeñar el papel de resolver los diferentes puzles que nos vaya planteando el escenario, ya que podrá saltar, correr, escalar y otras acciones que no pueda realizar Trico. Así, se creará un gran vínculo de cooperación entre nuestros dos personajes disponibles, con los que alcanzar el objetivo que queramos: ya sea llegar hasta una palanca para abrir una puerta, o derribar un obstáculo que nos bloquea el paso. En relación a los combates, en primera instancia parece que los tendremos que realizar a lomos de Trico, que con sus garras y su puntiaguda cola, hará las veces de defensor; además de ofrecer la posibilidad de pelear desde el aire, aunque hasta ahora no le hemos podido ver volar, probablemente por las heridas que sufre. Sin embargo, no parece descabellado pensar que el chico comience a adquirir habilidades de luz con las que combatir a las sombras que nos puedan acechar, algo que ofrecería una gran variedad de posibilidades en estos enfrentamientos.

Todo ello unido a una de las grandes señas de identidad del estudio, como son esos escenarios especialmente cuidados en el apartado técnico, que nos ofrecen un precioso universo digno de ser admirado y disfrutado a medida que avanzamos por él. Junto a una estupenda banda sonora, como vimos en ICO y Shadow of the Colossus, tal vez consigan impregnarnos de lo sensacional del título, así como de su belleza y singularidad en nuestra tarea por salvar el templo de las amenazas de la oscuridad. La inmensidad del paisaje aportaría un punto extra que nos produzca esa sensación de empatía con lo que estamos viendo a través de la pantalla, percibiendo la soledad de nuestros guardianes en nuestra propia piel.

Por lo tanto, como podéis ver, desde AlfaBetaJuega optamos por aunar lo mejor de ICO y Shadow of the Colossus, que tanto consiguió cautivar a los jugadores, y adentrarnos en una confrontación entre luz y oscuridad con el fin de ser el último guardián en el bastión de la luz en el que nos vemos inmersos, al mismo tiempo que comprobamos como un joven y una bestia pueden mantener una relación de amistad y unir lazos por un mismo fin. Y vosotros, ¿cómo imagináis The Last Guardian?


Juan Montes

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar