Imaginando The Last of Us: Part II

Este artículo contiene SPOILERS de The Last of Us.

El momento al fin llegó. Tras tres años y medio de espera Naughty Dog presentó la segunda entrega de The Last of Us en sociedad para cerrar el acto de Sony de hace un par de semanas, la PlayStation Experience. Fue a través de un maravilloso tráiler de cuatro minutos de duración que nos dio las primeras pinceladas de lo que sería esta nueva entrega, algo que completó Neil Druckmann durante el panel posterior a la conferencia.

Damos por hecho que cualquiera que haya llegado hasta aquí ha visto el tráiler de presentación de The Last of Us: Part II. Si no es así puedes te lo dejamos justo tras estas líneas para que puedas echarle un ojo. Lo que vemos, a grandes rasgos, es a una Ellie crecida tocando la guitarra (Joel ya le ha enseñado, como prometió) y cantando (era el sueño de Joel cuando era niño) mientras Joel camina hacia ella sorteando el reguero de cadáveres que Ellie ha dejado a su paso.

La breve conversación de Joel y Ellie al final del tráiler es la que nos permite echar la imaginación al vuelo y pensar en cómo podrá ser el juego. Joel dice: “¿Qué estás haciendo, niña? ¿Estás segura de lo que vas a hacer?”, a lo que Ellie responde “voy a encontrar y voy a matar hasta el último de ellos”. Muchas conclusiones que sacar de aquí. Pero empecemos por el principio.

Como decíamos, Druckmann desveló bastante información adicional a lo visto en el tráiler. Por ejemplo, han transcurrido cinco años desde los acontecimientos de la primera entrega, por lo que nos encontramos en el año 2038 y Ellie tiene 19 años. Del mismo modo, la adolescente será ahora la protagonista jugable y Joel el coprotagonista accesorio, por lo que se invertirán los roles con respecto a la primera entrega.

Ya aquí encontramos un punto muy interesante a nivel jugable para el nuevo título. Y es que, si recuerdas, en The Last of Us Joel tenía que ingeniárselas para que Ellie pudiera avanzar mediante palés para arrastrarla por el agua (no sabía nadar) o mediante contenedores, tablones o escaleras para salvar huecos. Han pasado cinco años y nuestro querido Joel ya tendrá más de cincuenta años, lo que evidentemente haría que fuera un personaje mucho menos ágil en acción. Es más que posible que ahora sea Ellie la que tome el mando y trate de encontrar caminos adecuados para Joel.

La frase final del tráiler es la que da sentido a poder especular sobre qué nos espera. Como bien sabrás, el primer juego de la saga terminaba con la mentira de Joel a Ellie sobre qué había ocurrido en la base de los Luciérnagas. Ellie parecía darse por satisfecha aunque también daba la sensación de que había captado a la perfección que Joel le estaba mintiendo deliberadamente sobre el asunto.

No parece que esa mentira haya hecho mella en la relación de amor paterno-filial que se desarrolla entre ambos personajes en The Last of Us, pues Joel vuelve a referirse a ella con el apelativo cariñoso de “kiddo”, que en castellano significa niña. Puede que nunca haya salido el tema de nuevo entre ellos (lo dudamos), que Ellie no le diera tanta importancia (también lo dudamos) o que simplemente el paso del tiempo haya suavizado la reacción de Ellie en el momento de la confesión de Joel (en caso de haberse producido) y que todo haya vuelto a la normalidad. Parece lo más probable.

Pero el quid de la cuestión está en saber qué ha ocurrido para que Ellie haya vuelto a las andadas de muerte y destrucción y emprenda un nuevo viaje, ahora con la venganza y el odio por bandera en contraposición a la esperanza y amor de la primera entrega. Evidentemente la actitud de Ellie se debe a la pérdida de alguien que le importaba y al que quiere vengar. Particularmente nos negamos a dar credibilidad a la teoría que indica que Joel está muerto, que es una imaginación de Ellie y que por ello quiere vengarse de sus asesinos. Las cosas como son, tiene cierto sentido, pero la cosa es que dudamos que un fantasma o una aparición fuera armada con un revólver del 38.

El primer The Last of Us concluía, además de con la mencionada mentira de Joel a Ellie, con nuestros dos protagonistas dando por cerrado su viaje y volviendo a Jackson City, donde Tommy (el hermano de Joel) y los suyos habían establecido su campamento, que incluso gozaba de energía y seguridad gracias a la central hidroeléctrica en la que trabajaban el propio Tommy y su esposa Maria.

Cinco años son muchos años y es evidente que Joel y Ellie habrán trabado muchas buenas relaciones durante su estancia allí. El motivo lógico para impulsar la venganza de Ellie sería que un grupo de saqueadores hubiera asaltado el campamento y hubiera matado a algunos de sus seres queridos. ¿Tommy? ¿Maria? ¿Algún amigo o pareja? Todo es posible, pero apunta en esa dirección. La otra gran pregunta es saber quién lo ha hecho. Una de las posibilidades es que hayan sido los Luciérnagas.

Sin embargo no somos de los que creen que hayan sido ellos, pues, en su momento, Joel dejó al grupo paramilitar muy mermado acabando con muchos de ellos en el hospital y asesinando a sangre fría a la propia líder, Marlene. Nuestra opinión está más cercana a la segunda de las posibilidades más probables: que quien haya protagonizado este ataque al asentamiento de Jackson City sea el grupo de caníbales que comandaba David, también muerto en la anterior entrega.

Es cierto que este grupo se asentaba lejos, en los alrededores de la Universidad de Eastern Colorado, pero ha pasado mucho tiempo y tendría sentido que hubieran localizado el lugar. Los motivos de su asalto podrían ser dos: vengarse de Joel y Ellie o sencillamente hacerse con un lugar seguro en el que vivir y pasar los inviernos con la ventaja de tener electricidad y agua caliente.

Sea como fuere, lo que nos deja más que claro el tráiler de presentación de The Last of Us: Part II es que nada ha cambiado en el mundo durante estos cinco años. La naturaleza continúa su avance inexorable y la vegetación invade las calles, haciéndolas suyas. Nada hace indicar que la pandemia haya acabado, por lo que los infectados seguirán estando presentes. El paso del tiempo también habrá hecho aumentar el número de hinchados con los que nos encontremos, pues cuanto más tiempo lleve un ser humano infectado por el Cordyceps más placas de hongos le crecen por el cuerpo.

Queremos pensar que, con tal de buscar más variedad de acción, en The Last of Us: Part II tendremos nuevos tipos de infectados. De hecho nos encantaría que también tuviéramos animales salvajes enloquecidos por el Cordyceps, pues en la primera entrega solo vimos un par de perros rabiosos (pero no infectados) y animales que han resistido a la pandemia y que siguen disfrutando de la Tierra, como conejos, el ciervo que caza Ellie o las jirafas de la mítica escena de la recta final del juego.

Una de las herramientas fundamentales para sobrevivir en el primer The Last of Us era el uso del sigilo. Y es que en esta saga la escasez de munición es la norma, por lo que resolver las situaciones sin ser vistos e incluso sin la necesidad de matar a ningún enemigo sería un añadido interesante para Part II. Es cierto que en la primera entrega ya había la posibilidad de hacerlo en determinadas ocasiones, pero nos encantaría que en la segunda entrega pudiera hacerse en la práctica totalidad de las escenas de acción.

Con tal de aumentar las dosis de realismo que ha de tener The Last of Us creemos que Naughty Dog debería corregir uno de los puntos más cuestionables de la primera entrega: la forma de obtener la munición. Y es que en el primer juego humanos que nos disparaban no dejaban balas al morir, mientras que algunos infectados sí lo hacían. Lo adecuado sería que cualquier enemigo que nos dispare con armas de fuego nos dejara, al menos, una bala, mientras que los corredores y chasqueadores no tendrían por qué dejarnos ningún tipo de material.

Finalmente, otro de los aspectos a añadir en materia de sigilo sería la opción de poder recoger cadáveres que vayamos dejando a nuestro paso para no alertar al resto de enemigos que haya en la zona en cuestión. Sería una característica muy del estilo de Assassin’s Creed pero que no solo sería adecuada, sino que parece algo necesario para fomentar la vertiente de sigilo de la saga The Last of Us.

La última gran duda que queda por despejar (y que tardaremos en hacerlo) es saber la fecha en la que se lanzará The Last of Us: Part II. Neil Druckmann confesó que el proyecto está en su fase inicial, por lo que queda mucho para poder verlo terminado. Es posible que el DLC de Uncharted 4, llamado The Lost Legacy, llegue en 2017 y que Naughty Dog nos vuelva a deleitar con su talento en 2018. Sin embargo, si el juego está en una fase tan primeriza como se comenta, tal vez tengamos que esperar a 2019. Crucemos los dedos para que no sea así.

Cerrar