Infinity Ward: "Hacer el primer juego de nueva generación es como una primera cita"

Si hay un problema en ser una de las franquicias con más ventas de esta generación, es la presión que supone saber que tanto fans como detractores de tu trabajo van a estar mirando con lupa cada uno de los detalles de tu nuevo videojuego. Y eso es algo que sabe perfectamente Marcus Rubin, productor ejecutivo de Infinity Ward, quien en una reciente entrevista con Edge ha hablado acerca de su esperado nuevo shooter: Call of Duty Ghosts.

Preguntado por si el hecho de trabajar en el juego para dos generaciones de consolas diferentes podría retrasar su desarrollo, Rubin considera que no lo cree, aunque añade que "el primer juego en una consola de nueva generación es el más difícil de hacer. Es como una primera cita. Hay mucho que averiguar y muy poco conocimiento. En la segunda cita todo es mucho mejor, pero en la primera se es más torpe".

En cuanto a la presión que tiene el hecho de trabajar en un shooter como Call of Duty, y más con la competencia de nuevos títulos como Titanfall o Destiny, Rubin considera que "Sí, hay mucha presión", añadiendo que para ellos "sería más fácil hacer un nuevo juego, que no fuera Call of Duty, y que nos permitiera no tener limitaciones".

"Es mucho más difícil cuando sabes que trabajas en algo que es importante para mucha gente, y cuya fórmula les encanta. Cambiar cada año es un gran reto internamente para nosotros, y lo hacemos con mucha pasión. Eso nos convierte en nuestros mayores críticos" concluye el productor, reconociendo que esto es lo que les anima a continuar trabajando en la franquicia, y no elegir el camino fácil.

Publicaciones relacionadas

Cerrar