Jefes de videojuegos a los que debes matar en un tiempo limitado

Jefes de videojuegos a los que debes matar en un tiempo limitado

Atención, este artículo contiene SPOILERS de varios juegos.

Todos tenemos una relación de amor-odio con los jefes de videojuegos. Nos encantan sus batallas ya que ponen a prueba nuestras habilidades como ningún otro enemigo, pero también sabemos que precisamente por ello pueden aplastarnos en un santiamén y hacernos repetir toda una fase. Sin embargo todavía hay batallas contra bosses mucho peores. Nos referimos a aquellas que nos limitan en algún sentido, y no son pocas.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de jefes de videojuegos que tan solo podíamos derrotar en un tiempo limitado. Si se agotaba el tiempo deberíamos repetirlo todo, pues habríamos fallado de forma estrepitosa. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas.

Liquid Snake (Metal Gear Solid)

Nos las prometíamos muy felices cuando acabamos con el Metal Gear, pero lo cierto es que Solid Snake aún tenía otra batalla que librar en Metal Gear Solid. Se trataba de una pelea a puños con su gemelo Liquid, pero esta vez teníamos la presión añadida de tener que enfrentarnos a él con un tiempo limitado, pues las instalaciones de Shadow Moses iban a destruirse. Debíamos derrotarle y después huir a toda prisa de aquel lugar.

Atheon (Destiny)

El jefe final de la raid más popular del primer Destiny, La cámara de cristal, era Atheon, un peligro andante que nos ponía multitud de pruebas. Lo peor de todo es que debíamos acabar con él en un tiempo limitado y seguir acciones y objetivos muy concretos para poder poner fin a su reinado del terror. Muchos jugadores consiguieron la meta, pero otros tantos se quedaron en el camino por ser una misión verdaderamente ardua.

GLaDOS (Portal)

A lo largo del primer (y brillante) Portal nos encontrábamos en múltiples ocasiones con GLaDOS, la inteligencia artificial que nos estaba haciendo la vida imposible. Aunque la batalla final no es nada difícil cuando sabes lo que hay que hacer, la primera vez era complicada, pues había un tiempo limitado en el que debíamos resolver un último puzle para poder poner fin a GLaDOS. De lo contrario acabaríamos gaseados hasta la muerte.

The Boss (Metal Gear Solid 3: Snake Eater)

Liquid no era el único al que había que vencer en poco tiempo en la saga Metal Gear Solid. Por si el componente emocional de la batalla contra The Boss en Snake Eater no era suficiente también teníamos que estar pendientes del reloj, pues pasados diez minutos moriríamos como consecuencia de un bombardeo. Debíamos matar a nuestra querida mentora y encima hacerlo lo más deprisa posible para poder escapar de allí.

 

Krauser (Resident Evil 4)

En la saga Resident Evil es algo común encontrarnos con batallas contra jefes que deben resolverse en un tiempo limitado, pero seguramente la que nos puso más nerviosos fue la de Krauser en Resident Evil 4. Tras enfrentarnos a él en una sucesión de insípidos Quick Time Events saltábamos a campo abierto y tan solo teníamos unos minutos para acabar con él, pero él también tenía bastantes ganas de acabar con nosotros y por ello iba armado hasta los dientes.

Cortex (Crash Bandicoot 2: Cortex Strikes Back)

Lo cierto es que la mayoría de jefes de la trilogía original de Crash Bandicoot eran bastante sencillotes y Cortex en la segunda entrega de la saga no era una excepción. Pero sí tenía una complejidad añadida, al menos en la primera pasada. La batalla consistía en perseguir a Cortex por el espacio. Tan solo teníamos que alcanzarle y golpearle, pero el camino era corto y si llegaba al final habría escapado y tendríamos que repetir todo el proceso.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar