Jefes de videojuegos que cambiaban las dinámicas de combate por completo

Jefes de videojuegos que cambiaban las dinámicas de combate por completo

Hay veces en las que cambiar las normas es algo que sirve para enganchar más al jugador. Es habitual en los videojuegos que los jefes sirvan para poner a prueba las habilidades que has adquirido y que, por ejemplo, en un juego de acción, pulas tus reflejos al máximo o que, en uno de estrategia, tengas que pensar cada movimiento más de lo habitual y saber organizarte para no convertirte en una presa fácil.

Otras veces, sin embargo, el enemigo en cuestión decide tirar por la borda todo lo que has estado haciendo hasta ahora e imponer sus propias reglas en el combate. Estos cambios tan repentinos suelen pillarnos por total sorpresa y a veces complicarnos la partida más de lo habitual, como también ofrecernos algo fresco y francamente gratificante, sobre todo cuando logras hacer que muerdan el polvo.

Hoy queremos hablaros de esos jefes de videojuegos que cambiaban las dinámicas de combate por completo. No importaba cuánto hubieras aprendido y dominado las mecánicas, en sus peleas ellos dictaban las normas y te tocaba acatarlas para ganarles en su juego. ¿Acaso hay algo más satisfactorio que eso? Por supuesto, os invitamos a compartir con nosotros otros encontronazos que lograran sorprenderos de la misma forma.

 

Giygas – Earthbound/MOTHER 2

Lejos de todo el carácter perturbador de este combate y de todo lo que le procede en los compases finales de la historia, la pelea final contra Giygas en Earthbound hace que tengas que cambiar la estrategia por completo. No hay forma de hacer que caiga y causarle un buen daño, y sus ataques son devastadores. Lo único que puedes hacer es rezar (literalmente) para que el mundo escuche tus plegarias y te ayude.

 

Ragtime – Final Fantasy IX

El Ragtime es un enemigo que solo aparece en bosques y de forma limitadísima en Final Fantasy IX. La rareza de sus encuentros no radica solo en lo difícil que es hacerlo aparecer, sino también en cómo se le vence. Para ganar a este enemigo no hay que darle una tunda al máximo nivel con tus personajes, se debe responder debidamente a las preguntas que te hace. Las cuestiones, además, están profundamente relacionadas con la trama y la historia del mundo en el que te encuentras, así que toca empollar bien.

 

Metal Gear Ray vs. Metal Gear Rex – Metal Gear Solid 4

Diferente al resto de batallas, la del Metal Gear Ray contra el Metal Gear Rex es una de las mejores y más frescas de todo Metal Gear Solid 4. No hay que buscar una estrategia ni manejar a Snake, esta vez eres un gigantesco robot que tiene que desatar todo su arsenal contra el Ray de Revolver Ocelot. Cambia tu armamento por misiles y demás para dar caza a este ente robótico. Sin duda, una de las batallas más originales y memorables de esta entrega.

 

Chemical Plant Zone – Sonic Mania

En los juegos 2D de Sonic, la mecánica de los jefes siempre ha sido la misma: ve a por Eggman y golpea su nave. En Sonic Mania decidieron experimentar un poco más con esta premisa y darle un cambio radical en uno de los combates, el que tiene lugar en Chemical Plant Zone. Aquí, para vencer al científico hay que superarle en un duelo de… ¡Puyo Puyo! De golpe y porrazo te topas con un cambio radical que te obliga a pensar más que a reaccionar.

 

Ms. Splosion Man

Un juego de plataformas en el que cada combate contra un jefe requiere de unas buenas dosis de saltos y golpes. De cara a su combate final, en el nivel «Wedding Day», las mecánicas se cambian por completo para rendir tributo a Punch-Out!!! de forma descarada. La cámara se coloca detrás de nuestra protagonista y nuestra misión es lanzar puñetazos y esquivas hasta acabar con nuestro rival.

 

Sans – Undertale

Se podría decir que todo Undertale es un desafío a las mecánicas del RPG tradicional. La idea de Toby Fox nos pilló por sorpresa a todos por la manera de romper la cuarta pared hasta hacerla añicos e incluso por la originalidad de todas sus mecánicas. Sin embargo, si debemos quedarnos con un combate, este debe ser el de Sans. Luchar contra él es todo un suplicio y, llegados a cierto punto, decide echarse una siesta para que nunca llegue tu turno. Toca averiguártelas para poder darle el golpe de gracia.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar