Jefes de videojuegos que harán que te pongas de los nervios

Jefes de videojuegos que harán que te pongas de los nervios

Los jefes son tan antiguos como los propios videojuegos. Y es que a lo largo de su medio siglo de historia, el ocio electrónico siempre ha querido enfrentar a los usuarios a desafíos que no sean pan comido, ni fáciles de superar. Es por ello que, más allá de los enemigos básicos, nos encontramos con algunos otros que son mayores en tamaño, resistencia o poderes y a los que nos enfrentamos en solitario para darle más epicidad.

Son los llamados jefes, que siguen estando muy presentes a día de hoy gracias, especialmente, a la influencia de la saga Dark Souls en los videojuegos modernos. Hoy precisamente queremos hablarte de algunos jefes de videojuegos tan fastidiosos que harán que acabes poniéndote de los nervios. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos digas las tuyas propias en la caja de comentarios.

Isaac Frost (Fight Night Champion)

El de Isaac Frost es un clásico ejemplo de jefes molestos porque cambian la mecánica de todo el juego. Además de odiarlo por su carácter en la historia lo haríamos por su combate final, en el que se nos obligaba a invertir varias rondas en este juego de boxeo simplemente a defendernos y aguantar. No sería hasta bien avanzado el combate cuando podríamos pasar a la acción. Sea como fuere, era un combate de lo más complicado.


Lou (Guitar Hero III)

La tercera entrega numerada de la mítica saga de música roquera nos propuso un reto de estos que casi nos hacen tirar el mando (o en este caso la guitarra) contra la televisión. Nos referimos al duelo con Lou, en el que debíamos tocar The Devil Went Down to Georgia. Si estabas jugando al juego en experto estarías casi condenado, pues no se podía cambiar la dificultad y el tema era una de las cosas más difíciles que hayamos visto jamás.

Oryx (Destiny)

Hoy mismo arranca la beta de Destiny 2 en PlayStation 4 y es buen momento para recordar al jefe más increíblemente fastidioso del juego: Oryx. Aparecía en la raid La caída del Rey de la expansión El Rey de los Poseídos. Las cosas como son: a no ser que seas uno de esos genios capaces de las mayores locuras de la historia necesitarás la ayuda de muchos amigos para poder derrotar a este poderosísimo jefe final.


Shao Kahn (Mortal Kombat 2011)

En la historia de Mortal Kombat IX (el juego del año 2011) debíamos enfrentarnos al siempre complicado Shao Kahn. Hacerlo en primera instancia con Liu Kang era molesto, pues no habría sido nuestra primera elección, pero la cosa se iba a poner peor todavía. Y es que en el enfrentamiento definitivo, en el que era todavía más difícil, debíamos combatirle con Raiden. El quebradero de cabeza que daba es indescriptible.

Convictos (Dead Rising)

Estos jefes no siguen las normas del resto de psicópatas de Dead Rising, que cuando mueren no vuelven a aparecer. Llevan un Jeep con una ametralladora montada y aunque los matemos solo podremos usar su vehículo durante 24 horas del juego. Más tarde podrán volver a aparecer para hacerle la vida imposible a Frank West. Lo peor es que su primera aparición se producía muy pronto, por lo que el periodista todavía no estaba listo.


Tyrant (Resident Evil: Code Veronica)

La del Tyrant de Resident Evil: Code Veronica es una batalla de jefe muy particular. Para empezar, a nadie le gusta batirse en duelo contra una gigantesca y temible criatura en un lugar tan pequeño y angosto como un avión. Pero el problema estaba en la gestión del inventario. Si habías gastado más recursos de los necesarios y no podías acabar con el Tyrant no tendrías más remedio que cargar una partida anterior o recomenzar el juego.

Demonio del Refugio (Dark Souls)

Muchos se iniciaron en la saga de From Software y con el primer jefe que se encontraron fue con el Demonio del Refugio. Está bien, tenía muy poca dificultad comparado con otros de la franquicia, pero la primera vez no dábamos crédito a tener que luchar con él con una espada rota que apenas infligía daño. La solución estaba en buscar una mejor, pero hasta que lo descubrimos tuvimos tiempo para ponernos de los nervios.

Publicaciones relacionadas

Cerrar