Jefes de videojuegos que no sabías que podían derrotarse tan fácilmente

En casi cualquier videojuego que caiga en tus manos (a no ser que se trate de una aventura de corte puramente narrativo) se te propone algún tipo de reto. Algunos nos invitan a resolver un acertijo o rompecabezas, otros a acabar con una enorme oleada de enemigos y otros optan por ponernos ante un enemigo imponente y de gran resistencia. Son los llamados jefes, que siempre nos ponen las cosas muy difíciles.

Es posible que te hayas topado a lo largo de tu vida gamer a muchos jefes complicados, pero lo cierto es que algunos de ellos no eran tan difíciles si sabías cómo atacarles. De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de jefes de videojuegos que podían derrotarse con bastante facilidad aunque no lo supieses.

Wyverno antiguo (Dark Souls 3)

Si llegaste a la zona oculta del Pico del archidragón tuviste que enfrentarte a la fuerza al imponente wyverno antiguo, un gigantesco dragón al que prácticamente no se le hace daño atacándole de forma habitual. El mensaje “lanzarse al ataque” que hay escrito por el escenario nos invita a explorar y a buscar un sitio desde el que caer sobre el wyverno, lo que nos permitirá matarlo de un solo golpe. Si no lo haces así puedes estar luchando durante horas.

The End (Metal Gear Solid 3: Snake Eater)

Una de las batallas más tensas e intensas de la saga Metal Gear era la de The End, un anciano francotirador que nos invita a un duelo de disparos a distancia. Sin embargo, hay dos formas de acabar fácilmente con él. Si guardas la partida durante el combate y esperas una semana sin jugar The End habrá muerto. También puedes perseguirle de cerca y dispararle directamente en la cabeza. De ese modo caerá de un solo disparo.

The Master (Fallout)

El jefe final del primer Fallout era de lo más curioso. Y es que si no llegábamos preparados era capaz de montar un auténtico cirio y de hacer que nos enfrentáramos a multitud de supermutantes, pero si teníamos un elevado índice de carisma podíamos convencerle de lo malo que era todo lo que estaba haciendo, de modo que acababa autodestruyéndose y no teníamos siquiera que enfrentarnos a él cara a cara.

Hinchado (The Last of Us)

Son varios los hinchados que aparecen en The Last of Us, aunque el primer encuentro es el más impactante. Incluso en los niveles de dificultad más elevados tan solo tienes que reservarte un par de molotovs. Se los lanzas y probablemente ya haya caído, aunque tal vez requiera algún disparo adicional. La mayoría de hinchados que te encuentras durante el juego pueden ser esquivados en sigilo sin necesidad de tener que matarlos.

Demonio de Aries (Dark Souls)

Este jefe era de lo más puñetero, pues tenía un gran rango de ataque, el combate se celebraba en un espacio muy reducido y encima tenía dos perros falderos que complicaban aún más la cosa. Sin embargo, si embadurnas a tu personaje de heces y llegas al estado de toxicidad tan solo deberás conseguir que el Demonio de Aries te engulla. Entonces él también se envenenará y acabará muriendo muy fácilmente.

Di Ravello (Just Cause 3)

Este enemigo nos ataca desde un helicóptero armado hasta los dientes, por lo que podemos pensar que nuestro querido Rico Rodríguez lo va a pasar muy mal. Sin embargo hay una forma de hacer que el combate dure menos de un minuto. Tan solo debes hacer servir la mecánica del gancho que tanto nos ha servido y empujar el helicóptero hacia la lava. El combate habrá acabado en menos que canta un gallo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar