Jefes de videojuegos que te lo ponían difícil desde el principio

Los jefes de videojuegos han sido una de las más clásicas herramientas de los desarrolladores para poner a prueba nuestras habilidades a los mandos (o al teclado y ratón). Normalmente vienen detrás de extensas fases y sirven como puente entre una sección y otra del juego. También habitualmente son enemigos que aparecen bien comenzado el juego. Pero, claro está, también hay otras muchas excepciones.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás en la lista que te hemos preparado es una selección de jefes de videojuegos que nos lo ponían difícil desde el principio y que eran toda una declaración de intenciones. Lo que estaba por llegar era todavía más complicado. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios.

Padre Gascoigne (Bloodborne)

Lo cierto es que yendo en el orden más estrictamente correcto el Padre Gascoigne era el segundo jefe de Bloodborne, pero aún así pilló por sorpresa a muchos (entre los que me incluyo). Tras habernos enfrentado a un jefe de lo más gigantesco, ver a este tipo de nuestro tamaño nos tranquilizó, aunque cuando comenzó a usar su pistola y luego se transformó en esa horrible bestia ya nos pusimos un poco más nerviosos. Solo un poco.

Goliath (NieR: Automata)

El maravilloso NieR: Automata deja claro desde el inicio que superar el juego no va a ser un paseo y el Goliath con dos gigantescas sierras al que debemos enfrentarnos en el prólogo es buena prueba de ello. Lo cierto es que con un poco de habilidad y reflejos se puede superar sin problemas, pero si te descuidas acabarás muy mal. Lo peor es que todavía no habrás llegado al primer punto de guardado, lo que te obligará a tener que empezar desde el principio de nuevo.

Vanguardia (Demon’s Souls)

En su momento nadie conocía Demon’s Souls y nadie sabía en qué se iba a convertir la saga Souls. Sin embargo, quienes compraron el videojuego de From Software pronto descubrieron qué era lo que iban a encontrar. El encargado de hacérselo saber fue Vanguardia, un enorme demonio que era capaz de matarnos de uno o dos golpes. Solo estábamos en el tutorial, pero ya nos había quedado claro de qué iba a ir esto.

Derrick el ejecutor (Nioh)

En los últimos meses son muchos los que han intentado hacer suya la “fórmula Dark Souls”. Quienes más éxito han tenido han sido los chicos de Team Ninja con su fantástico Nioh, que está cerca de lanzar su último DLC. Aunque era el jefe más fácil de todo el juego, Derrick el ejecutor tenía su intríngulis y ya nos advertía de que lo que estaba por llegar no iba a ser fácil, como cualquier comprador ya se podía esperar.

Valravn (Hellblade: Senua’s Sacrifice)

Una de las sorpresas de este año ha sido el peculiar Hellblade: Senua’s Sacrifice, en el que encarnamos a una joven con problemas mentales que debe vencer a las fuerzas de la oscuridad. El primer boss del juego es de nuestra elección, pero si nos encaminamos por la vía de Valravn empezaremos fuerte. El jefe da mucho miedo por el sonido que emite y por cómo se transforma en un ser oscuro, pero también es poderoso y peligroso.

Jack Baker (Resident Evil 7)

Muchos no sabían qué esperar de Resident Evil 7, que ha cambiado la fórmula clásica de la saga de Capcom. Es por ello que el primer jefe del juego (el primer enfrentamiento contra Jack Baker) puede complicarse. Por más que disparemos a Jack no conseguiremos herirle, de modo que nuestra única opción es buscar algo en el garaje con lo que interactuar. Si te despistas un momento podrías acabar hecho trizas por él.

Cerrar