Jefes de videojuegos tan molestos que te acabarán volviendo loco

A lo largo de la historia de los videojuegos han sido muchos los desarrolladores que no se han conformado con poner ante nuestro protagonista unos enemigos que nos corten el paso u obstáculos que debemos superar con ingenio, sino que han querido darle una dificultad extra optando por introducir los llamados jefes o bosses, que no son más que enemigos más poderosos de lo habitual que se derrotan de muy diversas formas.

El objetivo es presentar un reto mayor, pero algunos no es que se pasaran de la raya, sino que simplemente el combate era tan molesto o frustrante que nos acababa volviendo locos (en sentido figurado, claro está). A continuación te presentamos una selección de jefes de videojuegos que cumplían con estas características y que son propuestas personales. Puedes dejarnos las tuyas propias en la caja de comentarios.

Blanca (Pokémon Oro/Plata/Cristal)

La entrenadora Blanca de estas ediciones de Pokémon tenía que demostrar que los monstruos de bolsillo del tipo normal valían la pena. ¿Cómo lo hizo? Con un Miltank que era un auténtico infierno y que atacaba cada turno con más fuerza hasta acabar con todos nuestros Pokémon. Entendemos que había que dotar de atractivo a los Pokémon normales, pero a GameFreak se le fue la mano con este espeluznante combate.

Alien (Alien Isolation)

Probablemente no haya un jefe más detestable en los últimos años que el xenomorfo de Alien Isolation. Y es que no podemos hacer nada para defendernos una vez que nos ha localizado. Nuestra única arma es detectarle antes que él a nosotros, avanzar con cautela y escondernos siempre que creamos que podemos estar en peligro. Si nos descubre nos dará un buen susto y acabará con nosotros de la peor de las formas que puedas imaginar.

Psycho Mantis (Metal Gear Solid)

Está bien, ahora, tantos años después, todo el mundo conoce el truco de Psycho Mantis y ya no existe ninguna dificultad en vencer a este jefe. Pero en su día este enemigo de Metal Gear Solid fue todo un quebradero de cabeza. Sin guías y sin un lugar al que recurrir, Psycho Mantis jugó con nuestra cabeza, justo lo que quería Kojima. Al final tan solo debíamos cambiar el mando de puerto para que no pudiera prevernos.

Phalanx (Shadow of the Colossus)

Muchos de los colosos de Shadow of the Colossus tienen bastante dificultad porque, en principio, no sabemos cómo encararlos, pero el caso de Phalanx es especial. Es un gigantesco coloso volador que, de vez en cuando, se sumerge en la arena. Debemos debilitarle con el arco y subirnos a él cuando rasee su vuelo. Sin embargo, hacerlo todo subidos al caballo hace que sea una tarea mucho más ardua y desagradable.

Screaming Mantis (Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots)

A Hideo Kojima siempre le ha gustado trolear a los fans y en Metal Gear Solid 4 lo volvió a hacer. Nos topamos con Screaming Mantis, otro jefe que jugaba con nuestra mente. ¿Nuestra primera reacción? Cambiar el mando de puerto, pues en el pasado ya había funcionado. El jefe se reía de nosotros por intentar algo tan estúpido y al final la solución estaba en algo totalmente distinto. Un jefe molesto pero muy, muy molón.

Jack Krauser (Resident Evil 4)

Resident Evil 4 cambió la forma de enteder la saga de terror más popular de todos los tiempos, para bien o para mal. A pesar de ser un magnífico juego la pelea contra Jack Krauser te podía sacar de tus casillas. Tenemos tiroteos como si de un Call of Duty se tratase, pero además de ello también debíamos batirle en duelos muy complicados en los que la velocidad de pulsado era clave. Un combate de lo más molesto.

Zoran Lazarevic (Uncharted 2: El reino de los ladrones)

Puede que si jugaste a Uncharted 2 en dificultad normal no sepas a qué nos estamos refiriendo, pero luchar contra Zoran Lazarevic en difícil o aplastante es una experiencia de lo más frustrante. El implacable señor de la guerra podía derribarnos de un buen escopetazo bien dado y nosotros debíamos ser más precisos que nunca. Cuando comienza a lanzar las granadas el combate se convierte en una auténtica locura.

 

Cerrar