Juego de Tronos: Jon Nieve está deseando cortarse el pelo

Aunque el actor Kit Harington ya reconoció en su momento que los aspectos negativos de ser Jon Nieve en la exitosa serie Juego de Tronos eran situaciones como el hecho de que será un personaje que marcará para siempre el resto de su carrera. A esto hay que añadirle que mientras dure la serie tendrá que llevar de forma perenne el mismo peinado y tampoco podrá tomar mucho el tiempo el sol (puesto que su personaje al estar en el norte de Poniente, no disfruta mucho del sol y no puede tener la piel bronceada).

Ahora, el intérprete ha querido confesar nuevos aspectos de este delicado tema, es decir, del asunto de su pelo en la serie del canal norteamericano HBO que adapta los libros escritos por George RR Martin, los cuales engloban la saga Canción de Hielo y Fuego, aunque los últimos detalles filtrados parecen indicar que la serie creada por David Benioff y D.B. Weiss se distanciará mucho más de los libros en la quinta temporada de lo que ya ha hecho en las cuatro anteriores entregas.

De esta forma, el actor británico de 28 años confiesa que "cometió un gran error" durante la negociación de su contrato con los productores, un detalle por el que su propia compañera de reparto Natalie Dormer (que interpreta a la reina Margaery Tyrell en la serie) no dudó en calificarlo como un "idiota" por no haber negociado un acuerdo mejor para sus intereses. Esto es debido a que tanto ella como otras actrices de la serie Juego de Tronos negociaron a la hora de incorporarse a la serie la posibilidad de poder llevar pelucas, de forma que su peinado habitual (o el que portasen en el rodaje de otras producciones para la gran pantalla) no les impidiese poder cambiar de peinado en su vida diaria y mantener el mismo look en la ficción televisiva de HBO. Gracias a eso, Natalie Dormer pudo raparse un lado de la cabeza con el objetivo de encarnar a Cressida en las dos entregas en las que se divide Los juegos del hambre: Sinsajo, la despedida de la utópica saga protagonizada por Jennifer Lawrence.

Por ello, el actor realmente se dio cuenta de este escamoso detalle de su contrato en el momento en el que consultó si podía cortarse el pelo para encarnar otros looks, tanto en su vida personal como en diferentes roles para otros proyectos de cine, algo a lo que se negaron los productores de la serie. Así pues, Kit Harington ha asegurado que no entiende "cómo pudieron hacerme eso, me fastidié a mí mismo en ese momento", aunque no duda en añadir que "me lo cortaré tan pronto como se sea posible y se me permita".

Al actor se le ha visto recientemente en películas como Pompeya (dirigida por Paul W. S. Anderson) y en El séptimo hijo (Sergey Bodrov), producciones donde se ha visto obligado a tener un peinado similar al que lleva en Juego de Tronos como Jon Nieve, una situación que le convierte en alguien "mucho más reconocible para el público que en el caso de otros actores", por el hecho de que siempre lleva el mismo aspecto que en la ficción estadounidense. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar