Juegos que llegaron a las tiendas completamente rotos

Los plazos pueden ser los mayores enemigos del desarrollo de un videojuego, como también las prisas por querer dejar el trabajo listo antes de tiempo. Siempre se ha dicho que las cosas de palacio van despacio, y si no, que se lo digan a todos aquellos lanzamientos que dieron muchísimo que hablar no por sus calidades, sino por todos los defectos que poseían.

Hoy, en AlfaBetaJuega, vamos a hablar de juegos que llegaron a las tiendas completamente rotos. Amasijos de fallos, glitches y bugs que más que aportar una experiencia divertida y placentera, eran un quebradero de cabeza que no hizo más que enfadar a los usuarios. Afortunadamente, siempre hay sitio para el humor, y muchos de estos errores se tradujeron en esos memes que todos hemos visto alguna que otra vez por las redes.

A continuación os dejamos con la crême de la crême de los juegos rotos. Si tenéis algún otro candidado que añadir, estamos totalmente dispuestos a ver y leer vuestras propuestas.

 

Grand Theft Auto Online

Grand Theft Auto Online es uno de los juegos más rentables de Rockstar Games, sobre todo si a sus cifras sumamos las de su obligatorio compañero, Grand Theft Auto V. El problema que tiene es que, cuando salió, fue todo un desastre. La cantidad de usuarios fue tan grande que era imposible jugar. Problemas con la conexión, imposibilidad de crear personaje, mal funcionamiento a la hora de desplazarse por Los Santos… El problema fue tan grande que, tras todo el tiempo de arreglos, la compañía decidió compensar a los jugadores con dinero virtual.

 

Sonic the Hedgehog

SEGA quería que el erizo azul volviera por la puerta grande al sector de los videojuegos con una aventura tridimensional veloz y un trasfondo argumental muy distinto; sin embargo, lo que lanzó al mercado en 2006 no se acercaba ni de lejos a lo que debería ser. Sonic the Hedgehog tenía multitud de fallos y, además, contaba con unas mecánicas excesivamente aburridas. Su fama se ha prolongado a lo largo de los años no por sus bondades, sino por lo roto que estaba.

 

The Elder Scrolls V: Skyrim

El lanzamiento de The Elder Scrolls V: Skyrim es uno de esos que queda para el recuerdo por lo divertido de sus glitches y bugs. Dragones que vuelan marcha atrás, PNJ que aparecían surcando los aires, caballos capaces de trepar paredes… La lista es tan grande que enumerarla se hace prácticamente imposible. En PC se fue arreglando, pero versiones como la de PlayStation 3 mantuvieron ese romántico encanto de lo roto hasta la médula.

 

Red Dead Redemption

Puede que Red Dead Redemption sea de esos juegos que han permanecido en el recuerdo de todos por su genial representación del Salvaje Oeste y por la cantidad de acciones y tareas por realizar, de ahí la montaña rusa de emociones que supuso el anuncio de Red Dead Redemption 2. Aun así, no se libró de los problemas. Cuando llegó a consolas, las únicas donde se puede jugar, había numerosos errores que complicaban mucho la experiencia. Jugadores atascados en edificios, misiones bloqueadas, etcétera.

 

Batman: Arkham Knight

La traca final para la trilogía Batman: Arkham llegó a PC siendo un completo despropósito. Problemas descomunales con el rendimiento y otros errores hicieron que Warner Bros. decidiera retirar el juego de las estanterías hasta que estuviera arreglado, de hecho, se llegó a ofrecer el reingreso del dinero a los compradores. Lo peor es que, como se revelaría posteriormente, los responsables de la versión sabían el estado en el que se encontraba antes de lanzarla…

 

Assassin's Creed Unity

Cuando te encuentras con un juego de mundo abierto, es una norma bastante habitual que haya algún que otro problema. Hay tantas variables moviéndose y modificándose que es difícil llevar un buen control de todas ellas para que no falle nada. El caso de Assassin's Creed Unity podría ser comprensible dentro de ciertos márgenes, pero para nada viendo lo que le sucedía: desconexiones continuas de los servidores, grandes problemas de rendimiento e incluso caras que decidían desaparecer en mitad de las secuencias cinematográficas. En definitiva, el combo perfecto.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar