Los jugadores de Final Fantasy XIV organizan un funeral para rendir tributo a un amigo

Ferne Le'roy falleció por culpa del COVID-19, y sus amigos decidieron homenajearle.

Final Fantasy XIV Shadowbringers

El mundo de los videojuegos puede ser capaz de lo mejor y de lo peor. En plena crisis mundial por el coronavirus, los jugadores siguen encontrando en los títulos actuales una muy buena forma de pasar el tiempo y, ahora, han decidido darles otro uso bastante más especial. Recientemente, un jugador de Final Fantasy XIV falleció por culpa del COVID-19, y sus compañeros han decidido rendirle homenaje con una marcha a la que se han sumado cientos de personas dentro del propio videojuego.

Conocido como Poppy Rose en los servidores Coeurl y como Ferne Le’roy en los de Zalera, la tristeza de su pérdida ha provocado que todos los amigos ganados en estos años jugando decidieran celebrar un funeral en su memoria dentro del propio MMORPG. Una marcha que acabaría en el Guardian Tree, árbol del juego del que se dice que su fruto puede curar a cualquiera en el mundo de FFXIV. Podéis ver un vídeo de esta marcha bajo estas líneas.

Una marcha con más de 100 personas

Aunque fue algo ideado por amigos, finalmente centenares de personas se acabaron sumando para mostrar sus respetos hacia el fallecido. Un bonito gesto para un triste acontecimiento que nos recuerda la difícil situación que se está viviendo en todo el mundo, y que también nos demuestra que detrás de cada avatar y cada nick siempre hay una persona.

No es la primera vez que FFXIV rinde homenaje a un fallecido o hace algo especial por la pérdida de alguien querido, aunque sí es la primera vez que el COVID-19 pega con tanta fuerza en un MMORPG. Sus compañeros no lo olvidarán, y la propia Square Enix tampoco lo hará. Probable, y tristemente, veremos alguna que otra ocasión similar en el futuro dentro de este juego, incluso una vez se lance en PS5.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar