Jugamos con la Realidad

Invizimals, EyePet, Nintendo 3DS… cada día escuchamos más el término “realidad aumentada”, pero ¿qué significa esto realmente? Y lo más importante, ¿cómo afectará a nuestra afición preferida, los videojuegos? Intenta descubrirlo con nosotros.

“Es la mezcla de elementos virtuales con entornos físicos del mundo real para conseguir una realidad mixta, añadir una parte sintética a lo real”. Esta, así de primeras, parece la manera más sesuda y técnica de definir la realidad aumentada, una tecnología que, como quien no quiere la cosa, va ganando protagonismo en el mundo de los videojuegos. ¿Pero qué podemos decir y, sobre todo, esperar de ella en los próximos años?

La importancia que este fenómeno tendrá en los tiempos y sistemas venideros es un misterio, pero lo que sí se puede apreciar claramente es como, poco a poco, vemos más títulos así en nuestro mercado. Puede que al pensar en este tipo de juegos, en seguida os vengan a la cabeza algunos títulos de corte más o menos infantil, como EyePet o Invizimals. Juegos desarrollados por Sony para sus consolas -tanto PlayStation 3 como PSP- que han conseguido unos buenos resultados comerciales. Pero no conviene engañarnos, pese a lo entrañable e inocente de estos títulos, es indudable que existe mucho potencial en esta tecnología, y que más de uno se ha fijado ya en ella para marcar un camino -alternativo, de momento, eso sí- dentro del ocio electrónico.

Y es que el atractivo de la realidad aumentada parece demasiado interesante y jugoso como para no prestarle atención. La posibilidad de crear elementos ficticios, virtuales, dentro del mundo real puede llegar a dar mucho juego, más allá de interactuar con mascotas virtuales entrañables o buscar y combatir con unos Pokémon vitaminados. Además, las compañías parecen haberse dado cuenta de cuál es, por una cuestión principalmente de hardware, el lugar perfecto para potenciarla: las consolas portátiles.

El mejor secreto de 3DS

La primera consola en pensar directamente de serie en la realidad aumentada ha sido Nintendo 3DS, siguiendo la siempre innovadora política de Nintendo, y aprovechando las tres cámaras de la portátil. Aunque hasta ahora esto no se ha explotado demasiado en juegos profundos, por así decirlo, sí lo hará en proyectos aún por llegar, como el interesante Fatal Frame 3DS (Project Zero para los amigos), que promete hace un uso escalofriante de esta función.

En cualquier caso, Nintendo 3DS trae de fábrica, en la memoria, seis sencillos títulos que se pueden jugar con ayuda de una tarjeta, también incluida junto a la máquina. Estos consisten en disparar dianas y distintas partes de un dragón, jugar a una mezcla entre un minigolf y un billar, probar dos minijuegos de fotografiar Miis y tarjetas y hacer nuestros pinitos como artistas. Como decimos, una propuesta muy básica, pero que ya demuestra cómo se las gasta la consola, con ondulaciones de terreno y demás curiosas posibilidades.

PS Vita… ¿la confirmación?

Por su parte, Sony también ha incluido en su nueva y potente portátil funciones de realidad aumentada, las cuales ya ha mostrado en algún que otro llamativo tráiler. Del catálogo inicial de la consola, existen algunos títulos que ya apostarán por esta tecnología directamente y que, a decir verdad, parecen ir enfocados a un público algo más adulto de lo visto en PSP y su cámara periférica.

El primero de ellos será Little Deviants, un desenfadado y divertido juego que resultará algo así como un muestrario de las posibilidades de la máquina: control táctil, micrófono, cámaras o sensor de movimiento. Pero sin duda uno de sus aspectos que más nos ha llamado la atención él ha sido sus minijuegos de realidad aumentada, en los que podremos vivir emocionantes tiroteos en entornos reales.

Por su parte, el experimentado estudio español Novarama, autores de juegos que impulsan este tipo de aventuras, como Invizimals, están llevando a cabo un proyecto llamado Reality Fighters, del que hace poco os hablábamos en AlfaBetaJuega. En él podremos crear nuestros propios personajes por medio de un completo editor, y después ponerlos a luchar a nuestro alrededor. Todavía será un título relativamente sencillo, pero ya más adulto de lo que habitualmente se suele asociar con ellos.

¿Qué nos traerá el futuro?

Los redactores de esta web no somos adivinos, pero una cosa está clara: en esta generación se verá, sí o no, si finalmente la realidad aumentada funciona y evoluciona o simplemente termina siendo una anécdota a pie de página dentro del sector. Lo mismo que las tres dimensiones, que pasan por un momento crucial pero no terminan de arrancar, ni en portátil ni en sobremesa. Para ello, no solamente PS Vita y Nintendo 3DS van a tener que ofrecer juegos y experiencias interesantes, sino que también otros sistemas, entre ellos muchos smartphones, están ya haciendo sus pinitos dentro de este “género”. Eso por no hablar de títulos de las consolas “grandes” PlayStation 3 o Xbox 360, como el ya citado EyePet o el muy reciente Kung Fu High Impact. En este sentido, Kinect también tiene mucho que decir.

¿Terminará la realidad aumentada, pues, por hacerse un hueco importante en el mercado? Esperemos, por las muchas posibilidades que ofrece, que así sea, y no termine por suceder como con la infravalorada cámara de Game Boy que, recordemos, ya se valía de esta tecnología incluso con sus limitadas posibilidades de ocho bits. Sólo el tiempo y el interés de los usuarios lo dirán…


 

Publicaciones relacionadas

Cerrar