Jump to Die: Un juego donde hay que gestionar una empresa de suicidios

Jump to Die: el juego donde dar ánimos está prohibido

Oportunidades de negocio hay muchas, desde abrirse una taberna andaluza en el centro de Moscú hasta un videoclub. La única premisa es tener imaginación y ofrecer al público algo que nadie más les ofrezca, algo así como lo contrario al teléfono de la esperanza, esa línea donde acuden los suicidas para encontrar un motivo para seguir con vida. Precisamente a esto se dedica la compañía que controlaremos en Jump to Die, un juego de humor un tanto negro.

Efectivamente, en Jump to Die seremos el encargado de controlar una empresa que lejos de devolver el ánimo a los suicidas, nos aseguraremos de que cumplen su negro deseo de abandonar este mundo. Algo así como las cajas de regalo pero en versión trágica. Y si esto no te ha parecido razón suficiente como para catalogar a este juego de locura, quizás debas atender a su argumento.

Los jugadores se ubicarán en un mundo sumido en el caos en donde las personas ya no tienen esperanza. Es aquí donde vemos una oportunidad de negocio para animar a la sociedad a salir de su miseria a través del suicidio. Para sacar adelante nuestra empresa tendremos que atraer a hombres y mujeres cansados de vivir para arrojarlos desde lo más alto de un edificio. Cuantas más personas se hayan reunido con San Pedro gracias a nuestros servicios, más beneficios tendremos en Jump to Die.

Pero ojo, como en todo mundo empresarial, el rival será aquel que ofrece nuestros mismos servicios a un precio más barato y en Jump to Die esto lo harán hordas de zombis que acecharán a nuestra clientela para darles muerte gratuitamente. De nosotros dependerá acabar con estos no muertos para hacer que nuestra cuenta corriente aumente. Si te crees con futuro en este negocio, Jump to Die se estrena el próximo 10 de febrero en Steam.

Publicaciones relacionadas

Cerrar