Kinect llega a la consulta del médico

Microsoft quiere llevar Kinect a diversos ámbitos de la vida cotidiana más allá de los videojuegos. Y de momento lo está consiguiendo. La Fundación ASISPA (Asociación de Servicio Integral Sectorial para Ancianos) ha realizado un ensayo clínico con 90 personas enfermas de alzhéimer aplicando el sensor de movimientos en una terapia destinada a mantener activos a los pacientes.

El proyecto KND, que así se llama este ensayo, tenía como objetivo mejorar la calidad de vida de los ancianos afectados por esta enfermedad. Durante el estudio se observó que los pacientes “estaban más motivados, se divertían y tenían un objetivo concreto” al realizar los ejercicios utilizando Kinect.

Pero no es el único estudio médico que se está llevando a cabo con la ayuda de Kinect. La Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Rey Juan Carlos está realizando otro, Kinecthabilitación, que usa este sensor de movimientos en un programa de rehabilitación de la esclerosis múltiple con 50 personas. El paciente realiza desde su casa los ejercicios por videoconferencia, siguiendo un calendario acordado con su fisioterapeuta e interactuando con cualquier elemento que aparezca en la pantalla.

El objetivo de Kinecthabilitación es facilitar el acceso a la rehabilitación a los enfermos salvando las barreras espaciotemporales y ofreciendo una atención más personalizada en el tratamiento de estas enfermedades. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar