Kinect permanece inactivo, pero no desconectado, en Xbox One

Con el reciente movimiento por parte de Microsoft de retirar Kinect de la caja de Xbox One y vender la consola sin el dispositivo de control gestual incluido, los usuarios se preguntan cómo afecta eso al rendimiento de la consola en primer lugar, y al comportamiento de Kinect en las unidades en las que esté conectado en segundo. Con respecto a la primera cuestión, el uso del extra de GPU dependerá de los desarrolladores de cada juego, como ya se dijo en su momento, pero ahora Ken Lobb, director creativo de Microsoft Studios nos refresca la memoria.

“Tenéis más GPU, así que adelante, usadla como queráis”, ha recordado Lobb en Eurogamer. “Hay más GPU y más ancho de banda para la GPU, así que ambas importan. De modo que para algunos juegos podría significar más resolución, podría ser mayor tasa de refresco, o podría ser algo como ‘vamos a lanzar más enemigos’.”. El primer caso es el de Destiny, el juego de Bungie que usará ese plus de potencia para llegar a mostrarse a 1080p de resolución. Pero esto no significa que nuestro Kinect, en caso de que lo tengamos, se vaya de vacaciones.

“Mucha gente pregunta ‘Así que vais a liberar la GPU de reserva para Kinect. ¿Eso significa que ya no puede decir ‘Xbox graba eso’?’. No. Siempre puedes decirlo.”, explica Lobb. “Si alguien lo dice funcionará en el 100% de los juegos siempre que tengas Kinect.”. Esto será así porque Kinect irá quedando latente según se vaya a usar una aplicación en la que pueda ser necesario o no. Así pues, en juegos que no hagan uso de Kinect pero sí de su GPU reservada, la cámara quedará en un segundo plano dando preferencia al resto de procesos, pero tan pronto como salgamos del juego volverá a estar a punto a para la acción. ¿Vosotros sois fans de Kinect o realmente no le dais mucho uso?

Publicaciones relacionadas

Cerrar