Kojima habla del bebé de Death Stranding y su importancia en el juego

Madrugada del jueves al viernes en horario peninsular, en plena ceremonia de The Game Awards hace acto de presencia lo nuevo de Hideo Kojima y vuelve a dejar al público desconcertado. Death Stranding sigue siendo un absoluto misterio entre la comunidad de jugadores, y cada tráiler que pasa no hace más que seguir lanzando dudas y más dudas al público. Kojima ha salido a la palestra para hablar un poco con IGN y tratar de aclarar las cosas, o de enturbiarlas más, y esta vez sus declaraciones han ido directas al famoso bebé.

Esta criatura que aparenta tener tan poco tiempo de vida y que terminó dentro de Norman Reedus en el último tráiler del videojuego apunta a tener un rol de peso. «El bebé está relacionado tanto con las mecánicas de juego como con la historia de Death Stranding», ha confirmado el japonés, dejando intuir que podría ser la forma de reencarnarnos tras morir en la partida. Como bien ha revelado el creativo, al fallecer el jugador, accede a un purgatorio que puede explorar libremente hasta que se anime a volver al cuerpo del protagonista y seguir la partida. No hay un Game Over como tal, y puede que sea el bebé el responsable de ello.

El máximo responsable del título ha hablado también de esa lluvia que vimos en el último vídeo, a la que llaman Timefall. Esta es la principal causante de que los seres vivos envejezcan e incluso mueran, algo que no parece terminar de afectar a Sam, personaje encarnado por Reedus. «La mayoría de las personas en el juego son conscientes de este fenómeno, pero el personaje interpretado por Norman Reedus será bastante especial en ese sentido». Puede que las lágrimas que vimos caer por sus mejillas sean una señal de que sabe perfectamente lo que significa ese agua que cae del cielo, y lo que supone para todo lo que le rodea.

Más explicaciones que a la vez llevan a más y más preguntas. Todavía no sabemos cómo se juega, salvo algunas pistas ofrecidas por Kojima, pero la intriga no hace más que disparar las ganas de conocer qué hay tras la tupida cortina que el japonés pone una y otra vez frente a nuestras narices.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar