Kojima comenta las influencias de Trump o el Brexit para crear Death Stranding

Vivimos más conectados que nunca, pero también somos más ofensivos entre nosotros.

Deatn Stranding Donald Trump

Death Stranding sale a la venta este viernes 8 de noviembre en PS4, con una versión para PC fechada en verano de 2020. La nueva obra de Kojima Productions da para muchas interpretaciones y debates, como también para un juego muy diferente a lo que acostumbramos, como podéis leer en nuestro análisis de DS. Un proyecto singular que, tal y como ha explicado el propio Hideo Kojima, padre de este «BB», ha tenido cierta influencia de casos como el del Brexit o el del propio Donald Trump.

Un juego que siempre ha tratado de conexiones humanas, pero que también tiene unas connotaciones políticas innegables. Además de soltar pildorazos sobre «la América de antes», la sociedad estadounidense que había antes de que se provocara la debacle que llevó al mundo a ser el que recorre el jugador, el japonés ha querido concretar que todo tiene una clarísima inspiración en los recientes eventos que se observan a lo largo y ancho del planeta. «Puede que estemos más conectados que nunca gracias a internet, pero lo que está sucediendo es que las personas se atacan entre ellas porque estamos demasiado conectados», explica en una entrevista con BBC Newsbeat.

Higgs

Esta situación le ha servido para hilvanar un poco más el argumento y relacionarlo con eventos que tienen nombres y apellidos en la actualidad: «El Presidente Trump está construyendo un muro ahora mismo. Y además ahí está el Brexit, con el que el Reino Unido quiere abandonar la UE, hay muchos muros y personas que solo piensan en ellas repartidos por el mundo». Una situación que, de forma directa e indirecta, recuerda a cómo era el mundo antes de Death Stranding, como también cómo es después de este, con personas aisladas en búnkers y sin querer saber nada de nadie.

De ahí la importancia de tender puentes en la piel de Sam Bridges y de «reconectar», como tanto se habla en el material promocional del juego a la hora de hacer mención a las UCA (United Cities of America). El equipo de Kojima Productions no solo ha querido dar forma a una historia sobre las conexiones entre personas y el sentimiento de culpa, algo totalmente plasmado en las mecánicas de juego, también ha querido lanzar un dardo envenenado a la sociedad actual para intentar mostrar lo que está sucediendo.

Puentes y muros, dos términos relacionados según Death Stranding

De todas sus declaraciones recientes, uno de los detalles más peculiares de las palabras de Kojima es cómo presenta a los puentes y a los muros como sinónimos: «En este juego, usamos puentes para conectar las cosas, pero destruirlos puede transformarlos automáticamente en muros», explica, «así, puentes y muros son casi como sinónimos». Ese es uno de los mensajes que quiere lanzar a los jugadores, que tanto encaja con esa conexión permanente y los ataques entre personas.

A pesar de la fuerte influencia de la política, el otro concepto que define a Death Stranding es la soledad, algo que, según el japonés, encaja tanto con él como con muchos jugadores:

«Creo que hay muchas personas similares en el mundo [solitarias], especialmente los jugadores. Incluso aunque se lo estén pasando bien con otros fuera, cuando están solos y juegan videojuegos en su salón, no consideran que encajen realmente en la sociedad o en su comunidad. Así, cuando esas personas jueguen a este juego, se darán cuenta de que hay otros como ellos existiendo en todo el mundo. Saber que, aunque estoy solo, hay otras personas como yo que se puedan sentir a gusto conmigo, eso es lo que me gustaría que los demás sintieran cuando jueguen.»

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar