La acusación contra Bethesda por un bug que borraba partidas de Oblivion queda desestimada

La calma vuelve a las aguas de Bethesda después de que se desestimara la demanda contra ellos a causa de un bug de The Elder Scrolls IV: Oblivion impuesta en el año 2012. La historia, sin embargo, tiene algo más de miga debido a la inexistencia de respuestas acerca de como ha terminado este encontronazo judicial.

Gracias a Kotaku conocemos la historia de Landis Edwards, un ciudadano de Colorado que el pasado 2012 decidió interponer una demanda contra los creadores de Oblivion apoyado por la firma de abogados Edelson, debido a un bug del título que borraba sus partidas, lo cual según la acusación "contradice lo expuesto en la caja del juego, dónde se promete un juego con final abierto y posibilidades ilimitadas". Una acusación quisquillosa como poco, y que sin embargo permitió a Edwards andar de juicios contra Zenimax durante más de un año y medio.

Como ya hemos dicho, hace un par de semanas el caso fue desestimado, y los términos de acuerdo entre las partes se han mantenido en secreto. No sabemos nada al respecto, pero tal y como apunta el portal anteriormente mencionado, a Edelson se la conoce como "la más temida y odiada firma de Silicon Valley", y son fundamentalmente conocidos por llevar acusaciones, digamos, tiquismiquis, contra compañías grandes con el objetivo de que no se compliquen y  paguen grandes cantidades para simplemente poder enterrar el tema.

¿Qué pensáis de estas prácticas?

Publicaciones relacionadas

Cerrar