La ausencia de Kinect aumentaría la potencia de Xbox One

Era un secreto a voces, pero ya es una realidad, que Microsoft venderá Xbox One sin Kinect. A la gran noticia para algunos de poder adquirir la videoconsola de nueva generación de Microsoft por 399 euros a partir del 9 de junio, se añade una nueva revelación por parte de Yusuf Mehdi. El ejecutivo asegura que sin el periférico, Xbox One hará un mejor uso de la CPU, lo que repercutirá en una mejoría del apartado técnico de los juegos en la plataforma.

El jefe de marketing y estrategia de la compañía también ha afirmado que “para nosotros, Xbox One con Kinect es una experiencia premium. Las cosas que puede hacer son mágicas. Creo que los usuarios están encantados con su uso”.

Dejando atrás los posibles debates acerca de la verdadera opinión de los primeros usuarios de verse forzados a adquirir Xbox One con el periférico, las palabras de Mehdi insinúan que ahora sí sería factible que la videoconsola alcanzase los deseados 1080p y 60fps.

Publicaciones relacionadas

Cerrar