La autora de Harry Potter, J. K. Rowling, desmiente que Severus Snape fuese un vampiro

Harry Potter ha terminado sus andanzas como joven mago en Hogwarts, pero su folklore sigue siendo rico y aprovechable. Los fans quieren más contenidos y por ello J. K. Rowling, autora de las novelas, ha ido dándoles algunas píldoras dentro de la sección 12 Days of Pottermore Christmas de la página oficial dedicada a la saga de Harry Potter. Rowling ha publicado acertijos relativos a las novelas, pero uno de ellos ha levantado un efecto que quizá no esperaba, o quizá sí. Ha nombrado a los vampiros, y con ello se ha armado un revuelo que ha terminado señalando al profesor Severus Snape como posible no muerto.

Ante las teorías que han empezado a surgir atribuyendo la naturaleza vampírica a Snape, Rowling ha tenido que desmentir esta posibilidad, si bien ha admitido que tenía en mente a un personaje vampiro llamado Trocar que al final no incluyó en las novelas, como leemos en The Hollywood Reporter: “Aunque es verdad que tiene un aspecto poco saludable, y que a veces se le describe como si pareciera un enorme murciélago embutido en su larga capa negra, en realidad nunca se llega a convertir en uno, podemos verle fuera del castillo a plena luz del día y no han aparecido cadáveres en Hogwarts con marcas de punzadas en el cuello. Resumiendo, Snape no es un Trocar reciclado”.

Sí que ha servido, no obstante, el acertijo en cuestión para revelar que en la fiesta navideña del profesor Slughorn, en Harry Potter y el Príncipe Mestizo, estuvo presente un vampiro llamado Sanguinus, pero la cosa no parece tener mayor relevancia. Severus Snape podrá ser muchas cosas, pero desde luego no es vampiro. Aunque no podemos culpar a los que tuvieran sospechas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar