La burbuja de los Battle Royale, mañana en nuestro artículo de opinión

Desde el pasado 2017, el lanzamiento de la versión preliminar de PlayerUnknown's Battlegrounds ha supuesto el desencadenante de todo un nuevo género (¿o subgénero?) que está cautivando a las masas y a las grandes compañías. Los videojuegos de Battle Royale nacieron para quedarse y para conquistar los mercados con una premisa basada en la supervivencia y, por supuesto, en el juego online.

Primero fue PUBG, pero con el paso de los meses otras marcas se han subido al carro para sumarse a una tendencia que está amasando unos apoteósicos números en cuanto a beneficios y cantidad de jugadores. Las compañías se han dejado seducir por el canto de sirena de algo que ha sido toda una revolución para seguir alimentando a sus arcas de la forma más grande, rápida y eficaz posible. ¿El problema? La saturación.

¿Se está abusando de los Battle Royale?, ¿se va a explotar tanto la fórmula que acabará cansando a los jugadores? Mañana hablaremos de ello en nuestra columna de opinión. La burbuja de los Battle Royale se está inflando a un ritmo que, lejos de ir despacio, corre a toda prisa y, como todas las que han existido previamente, solo hace falta un pequeño alfiler para que explote y todo se vaya al garete. Pero eso, mejor, nos lo guardamos para la columna que os traeremos mañana aquí, en AlfaBetaJuega.

Por supuesto, esperaremos ansiosos conocer también vuestras opiniones al respecto y, sobre todo, saber si estáis de acuerdo o no con nosotros sobre la gestación de este monstruo.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar