La carrera profesional de Super Mario: el bigotes no empezó siendo fontanero

Nintendo lo ha vuelto a confirmar recientemente. A pesar de que hace un tiempo decidieron alejarlo de la fontanería, la web oficial de la compañía nipona ha vuelto a asegurar que Super Mario es un fontanero. El azote de Bowser y guardián del Reino Champiñón, que últimamente se ha vuelto todo un transformista gracias a Cappy, vuelve a la que, según muchos, ha sido su profesión durante toda su vida.

Ni que decir tiene que este famoso personaje ha hecho prácticamente de todo a lo largo de su más que dilatada de carrera. Lo hemos visto como tenista, como golfista, incluso como cocinero, profesor de matemáticas o incluso soldado. Todo esto han sido pequeños cambios con los que ha ido apareciendo en algunos juegos, sobre todo spin-offs, con los que los de Kioto han experimentado para ampliar el conjunto de experiencias con Mario como figura principal. Por supuesto, manteniendo siempre ese trasfondo ligado al agua y las tuberías.

Antes de empezar a rodar en solitario, este bigotudo saltarín empezó siendo la némesis de otro gorila que ha acabado siendo bastante popular. El clásico Donkey Kong nos metía en la piel de un tipo con peto y gorra rojos y camiseta azul que, martillo en mano, debía ascender por unos andamios para rescatar a Pauline. Por aquel entonces se le llamaba Jumpman, y su labor también estaba ligada a las reparaciones del hogar, pero no a las que acostumbramos. Así las cosas, Mario antes que fontanero fue carpintero.

Una idea que provino de su propio creador. Cuando Shigeru Miyamoto ideó al personaje de Jumpman, tras ese cambio de planes que supuso el desacuerdo con Universal por la licencia de Popeye, pensó en él como un trabajador más de una obra que estaba en construcción. Tan solo hay que echar un vistazo al contexto de Donkey Kong para darse cuenta: barriles rodantes, bidones con fuego y andamios indicaban que nos encontrábamos en un edificio en construcción y que nuestro protagonista no era más que un trabajador algo más valiente que la media.

Sería más tarde cuando los nipones se animaran no solo a cambiarle de nombre, sino también de profesión. Para el que no lo sepa, el nombre de Mario provino del propietario de la primera oficina de NoA (Nintendo of America, Mario Segale), que además guardaba cierto parecido con el personaje. Junto a este cambio de identidad vino también un cambio profesional, justificado también por la ambientación de su nuevo juego.

Mario Bros., en el que también aparecía Luigi, iba de tuberías y tortugas, de lo mismo que ha ido la franquicia desde entonces. Este nuevo contexto requería que Mario dejara de ser carpintero y se buscara un trabajo más adecuado al lugar donde se movía. Efectivamente, ahí fue donde nació la idea de identificarlo como otro profesional más de la fontanería. Adiós a los serruchos y a la madera, hola a los desatascadores y los tubos.

Un pequeño cambio que se hizo en su etapa más temprana y llevó a pensar que este icono siempre había sido definido como un fontanero. Aunque hablar de su pluriempleo daría para mucho, pero mucho; siempre es bueno recordar que no empezó por el lugar que todos creíamos y que, de hecho, ni siquiera su nombre original era el que todos creíamos.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar