La colección de videojuegos más grande del planeta vuelve a subastarse por problemas legales

En junio se llevó a cabo una de las mayores proezas del mundo del videojuego: una colección de más de 11.000 juegos, la más grande del mundo certificado por el Record Guinness, se puso a subasta para el mejor postor. De entre todas las personas interesadas, apareció una dispuesta a hacerse con ella de veras. O eso parecía. Finalmente, la operación no ha podido llevarse a cabo y la recopilación vuelve a estar en subasta.

Según comenta Journal du Gamer, el propietario de este gran tesoro, Michael Thommason, ha decidido volver a poner a disposición de quien quiera su producto debido a desavenencias legales con el que iba a ser su nuevo dueño. Como expuso en una entrevista, aunque el interesado prometió desembolsar una suma de 750.250 dólares, el pago jamás llegó a efectuarse. A causa de esto, no sólo ha tenido que evitar entregarle su colección, sino que ha contratado a un abogado para que lleve lo mejor posible este asunto con el antiguo comprador.

Ante los problemas resultantes de la primera subasta, Thommason ha decidido tomar vías más seguras para su segunda subasta. En esta ocasión, ha explicado que acudirá a alguna casa de subastas, evitando así otro malentendido o cualquier tipo de fraude. Tras 25 años guardando todos estos juegos, los venderá para así poder costearse los pagos necesarios para él y su familia.

Publicaciones relacionadas

Cerrar