La comunidad de Divinity: Original Sin 2, desconcertada por unas botas abandonadas

La comunidad de Divinity: Original Sin 2, desconcertada por unas botas abandonadas

Hay preguntas para las que la humanidad quizá no está preparada de cara a conocer su respuesta. Cuestiones como de dónde viene la vida, si hay algo más allá de los límites del universo, y desde ahora, qué narices pintan unas botas de cuero dejadas a la buena de Dios sobre una tabla de lavar en Divinity: Original Sin 2, en medio de un paraje arrasado por un mago despiadado. Una cosa es que te manden un trofeo por derrotar al CEO de su estudio o que puedas completar el juego en media hora por un glitch… ¿pero unas botas?

Lo de encontrarse unas botas tiradas en un juego de rol no sería raro, no más que el hecho de que bestias salvajes suelten monedas de oro al ser derrotadas o que mires dentro de un barril y encuentres una armadura, pero lo extraño en el entorno. Kotaku, y particularmente un desconcertado Kirk Hamilton, nos recuerda que la zona ha sido obliterada por un brujo, que todo está en ruinas y roto, y que sin embargo, esta tabla de lavar en el río y estas botas desafían al caos, majestuosas e intactas. ¿Qué significa esto?

¿Cómo han llegado ahí? ¿Quién las ha dejado? ¿Y por qué sobre la tabla? ¿Por qué al borde de un precipicio? ¿Las estaban limpiando acaso sobre la tabla, quién hace eso? Además, si ahí no hay agua, ¿qué sentido tiene la tabla? Estas cuestiones desafían al intelecto de Hamilton y de los jugadores de Divinity: Original Sin 2, pero una cosa está clara. Alguien se ha dejado unas botas de cuero sobre una tabla de lavar apoyada contra el bordillo de una zona elevada y ha de haber una razón. Porque en los RPG siempre está todo justificado, ¿verdad?

Hamilton está abierto a hipótesis. ¿Cuál es la tuya?

Publicaciones relacionadas

Cerrar