La curiosa historia de Moirai, un perturbador juego de PC que echa el cierre

La curiosa historia de Moirai, un perturbador juego de PC que echa el cierre

Moirai no era el juego más famoso de Steam, Itch.io o GameJolt, pero sin duda era uno de los más curiosos. Era un juego independiente para PC con una estética muy sencilla y retro. Y realmente, su mecanismo de juego se basaba en tomar ciertas decisiones una vez se nos presentaba con determinadas escenas. Hoy, el juego ya no está disponible después de que su autor haya decidido retirarlo. El motivo del cierre es que el juego ya no causa el efecto que debería. De hecho, la mayoría de jugadores ya se saben el truco, y esto ha provocado que incluso ataquen su base de datos para modificarlo.

Para comprender mejor cómo era Moirai, PCGamer nos cuenta con pelos y señales cómo era jugar a una de sus breves partidas. Moirai estaba pensado para ser una experiencia única, y por ello el impacto venía tras la primera vez. Aparecíamos en escena en una sencilla aldea de granjeros, con unas cuantas gentes, niños, mujeres, incluso ovejas en las cercanías, y un sacerdote nos dice que hace tiempo que no ve a una tal Julia, deprimida desde que perdió a su marido. Buscándola, damos vueltas por las casas del pueblo y los alrededores hasta toparnos con un leñador que se dirige a nosotros preocupado porque su hermano se ha ido a las minas cercanas tras oir unos lamentos y no ha vuelto. ¿No te importaría ir a buscarlo, no?

Como se nos amontona el trabajo pero una cosa puede tener que ver con la otra nos vamos a las minas, donde vemos que, efectivamente, el otro leñador está en la entrada. Dice que los lamentos vienen de lo más profundo de la cueva, pero que no se atreve a entrar por su mala vista. Nos da un cuchillo, por si acaso, y nos dice que hay tres posibles rutas: izquierda, derecha y centro. El primer indicio de que algo no va bien es toparnos con un granjero con la ropa ensangrentada al cual podemos hacerle tres preguntas sobre qué ha hecho y por qué tiene esas pintas. Luego podemos decidir dejarle pasar o matarlo.



Los lamentos nos llevan a Julia, que está en el interior de la mina y suplica que la matemos porque quiere reunirse con su marido en el cielo. Puedes elegir matarla o ir por ayuda, pero tanto en un caso como otro acabas lleno de sangre (en el segundo caso porque ella te escupe). De camino a la salida, otro granjero te hace las mismas preguntas que tú hiciste al anterior. Y ahí acaba el juego, pero la conclusión llega en un correo electrónico. En base a tus respuestas, el granjero decide perdonarte la vida o matarte, y esa decisión no la toma el juego. La toma el siguiente jugador que empieza a jugar, y que se topa con tu personaje, como tú hiciste con el anterior. Moirai se definía a sí mismo por esto como un “ciclo de vida y muerte continua”.

Se podía volver a jugar y tomar otras decisiones, pero está claro que no tendrían el mismo impacto que la primera vez. Por desgracia para el juego y para su creador, Chris Johnson, parte de su público no lo entendió: “Parte de esto viene porque es un juego gratuito y muchos de los que lo juegan son niños. El otro lado del asunto es lo que pasa cuando alguien decide traspasar los límites”. Y eso llegó en forma de intentos de hackeo y uso de palabras inadecuadas. Lo que definitivamente ha provocado la decisión de Johnson. “No somos un gran estudio y no tenemos los recursos para prevenir estos ataques, así que vamos a retirar el juego”. Una pena, porque jugar a Moirai, aunque fuera una sola vez, era una experiencia interesante. ¿Llegaste a hacerlo? 

Publicaciones relacionadas

Cerrar