La demanda de Zampella y West por los derechos de Call Of Duty le costó “decenas de millones de dólares” a Activision

En mayo de 2010 Vicent Zampella y Jason West, por aquel entonces dirigentes de Infinity Ward, interpusieron una denuncia a Activision acusándola de prácticas ilegales en el despido y negación de royalties por las ventas de la saga Call of Duty. Después de dos años de batalla legal, ambas partes llegaron a un acuerdo de manera extrajudicial, acuerdo que un analista de la compañía Cowen & Company ha cifrado en “unas decenas de millones de dólares”.

“Todas las partes han llegado a un acuerdo en su disputa, cuyos términos son estrictamente confidenciales", explican desde el estudio. El citado analista, además, no cree que esta cantidad tengan un impacto financiero en el último ejercicio de la compañía, que se prevé bueno gracias a las ventas de Diablo III.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar