La desgarradora historia de cómo Jimmy Fallon no se ligó a Nicole Kidman por culpa de los videojuegos

Imaginad por un momento que llaman a la puerta de vuestro pisito de soltero. Os levantáis ataviados con vuestra camiseta raída, una gorra de vuestro equipo favorito, abrís la puerta y tras ella aparece una Nicole Kidman todavía soltera que viene a pasar el rato. Y aún más, Nicole viene con ciertos intereses, digamos, de trabar amistad y conoceros más detenidamente por si, en fin, surge alguna cosa. Como es lógico, invitarla a sobras de comida china y poner un videojuego, por mucho que pueda ser un planazo en otras circunstancias, no es la mejor manera de romper el hielo con una actriz. Y sin embargo, es lo que hizo Jimmy Fallon.

El pobre presentador pocas veces habrá sentido más ganas de que se lo tragara la tierra que durante la entrevista con Nicole Kidman que tuvo lugar en su programa de televisión The Tonight Show, y en la que Kidman desveló cómo fue ese primer encuentro con Jimmy Fallon perpetrado por una amistad común: “Nuestro amigo común, Rick, me dice ‘Oh, ¿sabes qué?, Jimmy quiere conocerte, puedes ir a su apartamento. Y yo, que estoy soltera, le digo ‘¡Ok, vale, guay!’”. Es en este exacto momento cuando Jimmy Fallon recibe un colosal puñetazo de realidad que le hace exclamar “Espera, ¡¿qué?!”. Jimmy ya sabe el desenlace de la historia, pero Kidman prosigue con el repaso a uno de los mayores “fails” de la historia.

La actriz continúa describiendo como Fallon, a quien su amigo había avisado de la visita diez minutos antes, le abre la puerta con una gorra de béisbol, unas ropas bastante de andar por casa y una bandeja con queso y galletitas saladas. La imagen ya fue de por sí un torpedo dirigido a la línea de flotación de Kidman, pero la cosa no se detuvo ahí. El pobre Fallon no soltaba prenda por el congojo que lo dominaba, las sobras de comida china en la nevera activaron la alerta roja, y al final llegó el broche de oro: “Y entonces pusiste un videojuego o algo así. Y yo pensaba ‘esto es muy malo’”.

Y así es cómo no se tiene una cita con Nicole Kidman, amigos, con el añadido de enterarse años después de que había un cierto tilín en el ambiente. Contemplad a Jimmy Fallon muriendo de vergüenza en el vídeo adjunto. De todas formas, si no le gustan los videojuegos tampoco le convenía. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar