La evolución natural de una pareja de gamers

La evolución natural de una pareja de gamers

Tal y como ocurre en los videojuegos, iniciar una relación no es algo sencillo. Aunque el juego del amor nunca termine nunca, sí que tiene varias pantallas y jefes a los que enfrentarse. Lograr completar estas misiones supone la obtención de nuevas habilidades y la mejora de la vida en pareja. Una aventura de la que no escapa nadie, ni siquiera aquellos amantes que están enganchados a los videojuegos.

Dorkly ha recopilado la evolución de las parejas gamers. Una aventura que comienza con pequeños tutoriales en donde se guardan las formas y todo es perfecto y va cambiando hasta que cada uno es como es. ¿O es que no recuerdas la última que te enfadaste con tu pareja porque te marcara un gol en el último minuto? O lo que es peor, porque te dejase morir mientras crafteaba en una zona cercana en el mapa.

¿Te sientes identificado con esta viñeta? ¿O eres de los que ya han adquirido el DLC matrimonio y estás en otro nivel?

Soltería

Nivel de confort: Extremo

Primer mes de relación: Juegos cooperativos.

Nivel de confort: Cero. No se le da importancia a las cosas que haces por tu cuenta.

Chico: Jajaja. Ooos, estoy a punto de morir.

Chica: No te preocupes, puedo curarte.

Segundo mes de relación: Juegos competitivos

Nivel de confort: Mínimo. Podéis comer burrito delante del otro.

Chico: Jaja, guau, eres mejor que yo (Espero que no se de cuenta de que juego mal a propósito).

Chica: Jajaja, no, definitivamente tú eres mejor que yo (Espero que no se de cuenta de que juego mal a propósito).

Tercer mes de relación: Videojuegos multijugador competitivos

Nivel de confort: Alguno. Puedes admitir que lloraste con Fast & Furious 6.

Chico: ¡Vas a morder el polvo!

Chica: No, ¡tú vas a morder al polvo aquí y en el cuarto más tarde!

Cuarto mes de relación: Videojuegos cooperativos

Nivel de confort: Medio. Puedes ir al baño sin miedo a hacer ruidos raros.

Chico: ¡Estoy muriendo, sálvame!

Chica: Cállate, estoy consiguiendo mi botín.

Quinto mes de relación: Juegos individuales.

Nivel de confort: Alto. Puedes admitir que lloras cuando piensas en Fast & Furious 6.

Chico: ¿A qué juegas?

Chica: Skyrim, ¿y tú?

Chico: También.

Sexto mes de relación: Miscelánea.

Nivel de confort: Extremo. Total libertad para ser tú mismo (aunque nunca admitirás que lloraste con Fast & Furious: Toyo Race).

Chico: ¿A qué juegas?

Chica: Veo Netflix, ¿y tú?

Chico: También.

Publicaciones relacionadas

Cerrar