La Generalitat de Catalunya se planteó infectar con un troyano los móviles de los activistas detenidos en manifestaciones

Vaya plan de película tenía en mente el gobierno catalán para tener la vista y una oreja puesta en los activistas más extremos. Tristemente, no es raro ver que en actos de protesta y manifestaciones hay algunos elementos radicales que desencadenan escenas que culminan en violencia y arrestos policiales. Algunos de estos detenidos son manifestantes antisistema bastante conflictivos a los que las fuerzas del orden les tienen echado el ojo desde hace algún tiempo. Por ello, la Generalitat de Catalunya estudió en un momento dado la posibilidad de usar sus propios teléfonos móviles para seguir sus movimientos.

Esto se hubiera llevado a cabo, como cuenta El Confidencial, con la instalación de un troyano aprovechando el tiempo de detención del sujeto, durante el que se le requisan sus pertenencias personales y, por tanto, móvil. Con ello, la policía podría tener acceso a la actividad, ubicaciones y transmisiones de los antisistema que tuvieran uno de estos programas en su móvil inadvertidamente. Las características de este troyano debían ser que la utilidad fuera “oculta y difícilmente eliminable”, con “un tiempo de instalación reducido”, que permitiera “la localización de dispositivos”, así como “la activación remota de micrófono”, “activación remota de cámara” y “navegación y descarga de carpetas del dispositivo”.

"A los detenidos se les confiscaban sus pertenencias. Durante ese breve lapso de tiempo, se podría pretender realizar alguna instalación en sus teléfonos. En un momento determinado, hubo interés en llevar adelante este proyecto", confirma al citado medio uno de los responsables de estudiar esta posibilidad que finalmente no se llevó a cabo. El espionaje parece estar de moda ahora más que nunca.

Publicaciones relacionadas

Cerrar