La guerra entre youtubers y YouTube sigue en pie con Wismichu como último protagonista

La guerra entre youtubers y YouTube sigue en pie

El descontento entre una parte de la comunidad youtuber y la propia plataforma YouTube ha ido en aumento desde hace meses. Y es que en marzo muchas empresas se percataron de que su publicidad estaba apareciendo en vídeos racistas o que hacían apología de la violencia, por lo que decidieron retirar sus inversiones publicitarias del sitio web. Google, desesperada, optó por no jugársela y eliminar publicidad de cualquier vídeo mínimamente conflictivo.

Así pues, en lo relacionado con nuestro sector, gameplays de videojuegos violentos o vídeos en los que aparece algún taco son eliminados de la monetización, lo que está llevando a grandes youtubers a percibir lo que ellos consideran “mínimas cantidades económicas en concepto de publicidad, en comparación con lo que percibían antes de que la plataforma llevara a cabo sus últimos cambios. Wismichu, uno de los youtubers más populares, lo volvía a denunciar en un reciente video que cosechaba más de dos millones de visualizaciones, por las que afirmaba que sólo había recibido menos de 100 euros por parte de Youtube. Una queja que no sólo parte de youtubers españoles. Otros iconos de este fenómeno, como es el caso de Pewdiepie, lo llevan haciendo desde hace algún tiempo.

La exposición por parte de Youtube es bien distinta. Según ellos todo vídeo desmonetizado lo es con motivo, aunque el youtuber siempre tiene el derecho a apelar si lo considera necesario. La creación de zonas seguras para anunciantes es lo que buscaba la plataforma y es lo que precisamente está consiguiendo: recuperar la confianza de los anunciantes, aunque ello conlleve la revelación de algunas de sus estrellas, mientras pierde el respeto por parte de sus grandes estrellas.

Otra de las nuevas normas que Youtube ponía en práctica, y que tampoco ha sido bien recogida por usuarios no tan importantes como los youtubers mencionados, es que sólo los canales con más de 10.000 seguidores pueden tener acceso a su sistema de partnership, y por lo tanto de monetización. A todo ello se ha juntado un problema que tiene ya muchos meses. Hablamos del problema del feed, pues muchos usuarios de la plataforma ya no reciben notificaciones cuando los youtubers a los que están suscritos comparten un nuevo vídeo. Con estos hechos, y en previsión de cuáles serán los próximos movimientos por parte de los youtubers afectados, está claro que esta “guerra” en el campo de batalla de Youtube tiene visos de prolongarse.

Publicaciones relacionadas

Cerrar