La IA de Google ya programa mejor que sus propios programadores

Los avances tecnológicos a veces son tan apasionantes e interesantes como sumamente terroríficos. Visualicemos la imagen. Un laboratorio crea una inteligencia artificial con capacidad de autoaprendizaje. La IA aprende cosas como imitar ciertas pautas. Va progresando con cada conocimiento adquirido y aumentando sus capacidades hasta el punto en que es capaz de programar otras IAs como ella. De hecho, las programa mejor que sus propios creadores. Escalofriante, ¿verdad? Pues está pasando. Y le ha pasado a Google.

El sistema AutoML ha sido creado precisamente con esta finalidad, la de poder, en pocas palabras, replicarse a sí misma dada la escasez de expertos en la materia que pueden construir IAs altamente complejas. Los resultados son tan buenos que resultan hasta inquietantes, y es que ahora, AutoML puede ejecutar miles de simulaciones para tomar decisiones, generar nuevas arquitecturas y darse feedback recurrente a sí misma.

Para hacerse una idea de las capacidades de raciocinio de AutoML, en la tarea de organizar imágenes según elementos presentes en su contenido, algo que por ejemplo se usa en verificaciones Captcha, ha obtenido recientemente un 82% de aciertos, según cuenta Fossbytes. No está nada mal, pero es que el código de que la propia AutoML ha escrito ha realizado esta misma tarea con un 42% de eficacia. Esto no parece nada impresionante hasta que se tiene en cuenta que, hasta la fecha, el mayor porcentaje de acierto de un programa escrito por manos humanas era del 39%.

“AutoML consiste en que nuestras propias máquinas generen automáticamente modelos con capacidad de aprendizaje. A día de hoy, éstos eran creados por científicos y literalmente solo unos pocos miles en todo el mundo pueden hacerlo, diseñar el número de capas y conectar las neuronas de manera correcta. Es muy difícil. Queremos democratizar esto. Queremos llevar esto a más gente”, decía recientemente el CEO de Google, Sundar Pichai, en un evento. Para algunos es una señal de que el alzamiento de las máquinas y la esclavitud del ser humano está un paso más cerca, aunque ciertamente, a nivel tecnológico es bastante emocionante. Esperemos no tener que arrepentirnos…

Cerrar