La informática cuántica da un paso de gigante tras un nuevo avance

La computación cuántica es algo que hace solo unos años nos parecía de ciencia ficción. De hecho casi nos lo parece ahora, pero estamos un paso más cerca de conseguir el siguiente escalón en la evolución de los ordenadores para llevarlos a una capacidad con la que hasta ahora solo podíamos soñar. Sin embargo, y pese a que se ha superado un escollo, la informática cuántica todavía sigue siendo un objetivo que está en la distancia, solo que si acaso un pelín más cercano.

Y es que uno de los grandes problemas que presentaba esta ciencia radicaba en la dificultad de poder revisar las propias operaciones que el ordenador cuántico realizaría, es decir, como comprobar una división después de hacerla. El problema aquí es que en la física cuántica nos encontramos, dicho muy a groso modo y en lenguaje llano – y seguramente no tan acertado como lo definiría un físico, pero servirá para hacernos una idea – con que una partícula puede existir en dos estados a la vez. Para entendernos, puede tener carga, no tenerla o, por superposición, ambas al mismo tiempo. Con los bits, que son 0 o 1, este problema es más fácil de atajar, pero al manejar algo que en un momento dado es un 0 y que al instante siguiente y sin previo aviso puede transformarse en un 1, la cosa es más peliaguda ya que una simple suma de 1 más 1 podría en una fracción de segundo determinada dar un resultado entre 0 y 4.

La solución la ha dado un equipo de físicos de la Fundación FOM en colaboración con la Universidad Técnica Delft, desde las instalaciones del Instituto Kavli de Nanociencias donde han unido fuerzas para conseguir aislar el estado cuántico de las partículas que transmiten la información en este modelo de computación en un momento determinado, como cuenta la web de la propia Fundación FOM. Los científicos han conseguido retener una imagen de dicho estado en un diamante, algo así como una instantánea de referencia, que representa otra pica puesta en los terrenos de la informática del futuro. Queda todavía un largo camino, pero la ciencia sigue avanzando con paso firme.

Publicaciones relacionadas

Cerrar