La matanza de Sandy Hook no tuvo ninguna relación con los videojuegos

En diciembre de 2012 el mundo se sobrecogió cuando un perturbado armado entró en el colegio de Sandy Hook en Connecticut y asesinó a 27 personas entre las que se contaban niños y trabajadores del centro.

La noticia pronto empezó a tomar el matiz que suele ser habitual en estos casos: como el asesino tenía una colección de videojuegos, la matanza era culpa de los videojuegos y se llegó a montar un debate nacional en Estados Unidos en el que se llegó a proponer un cambio de legislación.

La fiscalía de Connecticut ahora ha publicado su informe sobre el caso y en él no se hace absolutamente ninguna mención a los videojuegos como causa directa o indirecta de la matanza. Lo que sí se menciona es el fácil acceso que tenía el asesino a armas y munición.

Esto reza el informe: "el asaltante actuó solo y es el responsable criminal único de las acciones de ese día. Tenía problemas mentales importantes que, aunque no afectan a la criminalidad ni a la responsabilidad sobre estaacción, sí afectaban a su habilidad para desarrollar una vida normal y para relacionarse con los demás, incluso con las personas más cercanas."

Y remata: "estaba familiarizado con el uso de armas de fuego y tenía acceso tanto a armas como a munición, además de tener una obsesión con asesinatos de masas, particularmente con el tiroteo de Columbine".

Eso sí, hay que insistir en que tenía una colección de videojuegos y que hacía jornadas de horas y horas de Dance Dance Revolution.

Publicaciones relacionadas

Cerrar