La nueva película de Resident Evil se convierte en otro capítulo en el conflicto político entre China y Japón

La nueva película de Resident Evil: Retribution (¿alguién puede confirmarnos el número por el que va ya la franqucia cinematográfica? Porque hemos perdido la cuenta) ha levantado una polémica que nada tiene que ver ni con el cine ni con la calidad de la adaptación de un videojuego a pantalla grande.

Bingbing Li, la actriz que da vida a Ada Wong, es de origen chino y ha decidido no presentarse al estreno japonés de la película, además de pedir que se retire su imagen de los posters y carteles promocionales que se difundan por el país del sol naciente.

El motivo es una disputa política que mantienen China y Japón por las islas Daioyu. . El agente de la actriz confirmó todo esto con las siguientes palabras: “estamos en línea con nuestro gobierno respecto a que las Islas Diaoyu pertenecen a China. Bingbing va a asistir a estrenos celebrados en otros lugares del mundo”. El problema tal vez venga por le hecho la franquicia de juegos es japonesa.

Publicaciones relacionadas

Cerrar